Una Dómina sin estudios

Miguél lamiendo los pies de I

¿Cómo llegué a conocer mi interés por la dominación? Recuerdo cuando era muy jovencita, tendría 7 u 8 años, con un amigo de la infancia ya presentaba yo actitudes.

Jugaba con mi amigo Miguel a reinas y esclavos, como podéis imaginar yo era la reina y Miguel mi esclavo. En qué consistía este juego; pues básicamente consistía en que yo mangoneaba a Miguel a mi antojo. Con esa edad todo se basaba en,  durante 15 días proporcionarás a tu reina chuches, durante una semana llevarás a tu reina en tu bici y a burriquito  y sobre todo y lo que me hizo pensar que ya desde niña era una domina en potencia, masajearás los pies de tu reina durante x días.

En aquella época como podéis imaginar no era consciente de lo que realmente me gustaba, fue ya entrando en la adolescencia y cuando empiezas con los primeros ligues, dónde me di cuenta q a mí eso de los tíos que llevaban la voz cantante no me gustaba, era yo la que les buscaba el paquete, les mordía el cuello, etc.

Sin bien no he tenido nada más que una relación FemDom plena, sí que he ido haciendo mis pinitos.

La idea es seguir contado poco a poco hasta hoy, como he vivido el femdom, la ayuda que me proporciono un sumiso con el que tuve la mayor experiencia que se puede vivir.

18 comentarios en “Una Dómina sin estudios

  1. elnavegante

    Vaya, un blog nuevo. Como me gusta leer blogs de esta temática y creo que el feedback con los lectores siempre anima a los autores a escribir, voy a dejar un comentario.

    Siempre me ha interesado mucho las fantasías de cuando somos pequeños, no porque sea pederasta (Dios o lo que haya por ahí me libre), sino porque es cuando somos más puros e ingenuos. Luego nos “viciamos” un poco con nuestras experiencias y con lo que se supone que se espera de nosotros.

    Y me encanta comprobar que a tod@s los que nos atraía esto ya de niñ@s, nos daba por cosas muy parecidas, en este caso casi idénticas es curioso, lo del fetichismo de pies, la Reina y el esclavo, el burriquito….. ect.

    Un saludo y ánimo.

    elnavegante.

      1. Por acá estaré. Tengo ganas de más (“Sin bien no he tenido nada más que una relación FemDom plena”… jeje, esa historia hay q conocerla!), sin contar con que me he quedado fascinada con la frescura, la casi inocencia, con la q compartes tu mundo.
        Un abrazo!

  2. jackchatterley

    He aquí a otro lector interesado en este tema, al que le inspira tanta curiosidad como respeto. ¿Puedo recomendarte un blog de temática similar al tuyo?
    Un saludo.

  3. adrian

    Que inspirador….me he sentido identificado, pero como el amigo con quien jugabas…yo de niño jugaba con una amiga a lo mismo…quizá en la infancia..donde losnseres son mas puros …se veía mejor la energía que nos complementaba….esta amiga me tomo como “amigo esclavo” casi desde el primer día…era la hija de una amiga de mi madre…y cuando éstas se reunían ,nosotros hacíamos nuestros “juegos” en la habitación,soliabser su mayordomo, y ya en esa época miraba disimuladamente sus pies soñando que me los plantaba en la cara…
    Todavía hoy me pregunto cómo pueden surgir esas energías en edades tan tempranas…habrá algo tras generacional? Fui esclavo de verdad en la otra vida? Quien sabe….

  4. Pingback: Entreviste a I – Los Mundos de I

  5. agaporni13047

    Al final los instintos salen a relucir y todo se ilumina. Si hubieses sacado el valor de decírselo al principio a tu ex-pareja, la diferencia habría sido abismal. En este sentido los hombres lo tenemos más fácil; un sumiso manteniendo una relación con una mujer que no sea dominante podemos enmascarar la sumisión en la “galantería” (cederle el paso, ayudar a ponerle la chaqueta, pedirle un favor de rodillas con una sonrisa, etc.), y todo esto en serio; sin embargo la Mujer al ser dominante necesita estar con un hombre que como mínimo acepte “jugar” a ser el esclavo. ¡Qué pena!

    Yo también tengo recuerdos desde mi tierna infancia, en la guardería. Obviamente no sabía que eran esas cosquillas que inundaban toda la parte abdominal de mi pequeño cuerpo al ver a la señorita con unos seis añitos, con ropa entallada y medias negras dando pequeños botes al ritmo de la música por el cumpleaños de un compañero, pero era una sensación que tuvo que pasar muchísimos años para poder revivirla, pero esta vez ya sabiendo porqué de aquellos lejanos recuerdos, maravillosos.

    1. Aquellos tiempos fueron dificiles, pero pasó. Ya no me paso la vida buscando alguien que acepte “jugar” conmigo, ahora soy yo a que elige, si no quieres jugar…yo paso de tu culo.

      1. Pues así debe de ser, para mi esto no es un juego, tampoco digo que sea como un cirujano operando a vida o muerte, pero es muy serio pues hablamos de sentimientos. Personalmente no me molesta que una pareja convencional juegue a Dueña y esclavo como quien se viste de enfermera o bombero, pero diferenciando esa gente al juega del que es su manera de relacionarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s