Música y BDSM

Hoy voy hablar de música y BDSM. Me encanta la música, no podría vivir sin ella, en especial quiero hablar de un grupo que hace mención en muchos de sus temas a la sumisión. Este grupo es Doctor Deseo, Francis, su vocalista, se presenta en el escenario con una liga roja, uñas y labios pintados de rojo pasión. En muchos de sus conciertos le lame el saxo a uno de sus compañeros, reconozco que me parece muy excitante. No sé si él, que es el que compone los temas, es sumiso o no, pero…su feminización y muchos de sus temas dan una pista. En una de sus entrevistas decía, “Hemos optado por el deseo porque es contrarrevolucionario y porque las sociedades que desean son más sanas. Desear es vivir”

Os dejo algunos temas. Disfrutad;

Sodomako Segarra (eus)
Egizu mihi tontorra ahotik atera
Eta eroan horko nire zaurira
Senti egizu zeu zarela zakila
Neu naizela orain alua
Begira zelan garen
Elkarren ispilua
Senti arazi egidazu zelan egiten duen
Ispiluetan munduak dardara.

La manzana de Sodoma (cas)
Saca de la boca la punta de la lengua,
Llévala hasta esa mi herida.
Siente que ahora eres tú la polla
Y que soy yo el coño.
Mira cómo somos El uno espejo del otro.
Hazme sentir cómo tiembla El mundo en los espejos.

http://grooveshark.com/#!/s/T+pame+Los+Ojos/3xlwRy?src=5

Tápame los ojos
Tápame los ojos
y cierra la ventana por la que…
se cuela lo aprendido,
engañoso reflejo del poder.

Huelo el dolor,
muerdo tu soledad,
olvido quien soy.

Déjame inventarte
por los demás sentidos,
!Rómpeme!
Giro y me deslizo por la secreta
y clara oscuridad.

Huelo el color,
muerdo tu soledad,
olvido quién soy.
Y me agarro a tu sombra teñida en sudor
respirando tu aliento rojo,
abandonado al capricho de tu voluntad.
Y me escupes palabras sucias,
!Palabras sucias!
que acarician mi piel.

Tápame los ojos
y cierra la ventana por la que,
se cuela lo aprendido,
engañoso reflejo del poder.

Huelo el dolor,
muerdo tu soledad,
olvido quien soy.
Y me agarro a tu sombra teñida en sudor
respirando tu aliento rojo,
abandonado al capricho de tu voluntad.
Y me escupes palabras sucias,
!Palabras sucias!
que acarician mi piel.

Tuyo es, mío no
Este deseo que hoy tropieza con tu ausencia
es como un brindis con la copa vacía
y estos silencios en viaje de ida y vuelta
ruidosa nana para una noche eterna.

Tu cabalgando sentada en mi locura
eras la reina del mar y sus tormentas
igual de cierto que cuando éramos niños
yo te dije tómalo , tuyo es , y mío no.

Quisiera ser tu amante y tu esclavo
sentirme a la vez el hombre más libre
tu esclavo, para que sepas que servirte es mi placer,
el hombre más libre para que nunca puedas tenerme del todo,
así siempre ser, objeto de tu deseo.

Sexo, ternura y misterio

Ahora que acaba el primer acto
el de las máscaras y los violines
si quieres yo estaré a tu lado.
Cuando todo parezca imposible
y la noche nos muerda con miedos y dudas
si quieres, yo estaré a tu lado.

Como aprender de los errores cristales
sobre un muro que intento saltar,
si quieres yo estaré a tu lado.

Romper las amarras sin miedo a perderme
ahogarme en tu cuerpo,
sexo, ternura y misterio.
Y no me importa que sea difícil si lo hago contigo
que mi única patria es la mar
y ahora mi mar eres tú.

Hambre para conocer la mar
sueños para inventarnos cielos y playas
si quieres, yo estaré a tu lado.
Suena en la radio una vieja canción,
“la moure el afan de la libertad”
si quieres, yo estaré a tu lado.

Romper las amarras sin miedo a perderme,
ahogarme en tu cuerpo,
sexo, ternura y misterio
y no me importa que sea difícil si lo hago contigo
que mi única patria es la mar
y ahora mi mar eres tú.

Error garrafal

Estoy muy preocupada, sí lo estoy. Este finde he conocido a un tipo, todo un caballero y puedo aseguraros que es raro que me deje engatusar yo fácilmente. El tema está en que me dejó algo consternada. Estuvimos todo el día cambiando impresiones y finalmente accedí a quedar con él a tomar algo. Estuvimos en una terraza hablando de todo esto que es el FemDom, BDSM…etc. En un momento de la conversación, él me dice que tengo unos ojos preciosos, pero que lo que realmente le apasionan son mis labios y que muere por besármelos. Adelante,- le digo y algo sorprendido me da un beso, entre tímido y apasionado. Mientras me está besando le paro con un mordisco en los labios.

Seguimos charlando y le digo que he de marcharme, de camino a casa siguen los besos y qué queréis que os diga, no soy de piedra, y ya lo imaginaba oliéndome el coño. Así que, ni corta ni perezosa le digo, -ahora me vas a comer el coño-, contesta Si, le digo –dónde?,- en mi casa, contesta. Vamos camino de su casa y durante el trayecto él me repite constantemente con una voz entre picara y excitada -No me harás mucho daño, verdad?- No, le contesto. No suelo hacer mucho daño. Os he de decir que no suelo hacer demasiado daño, no soy sádica, pero si me gusta infligir algo de dolor, por ejemplo, en los pezones.

Es cierto que mi daño se basa en algo muy, muy vainilla, sobre todo cuando no conozco a la persona, tirones de pelo, pequeños mordiscos en los labios, cuello y orejas, y pequeños pellizcos en los pezones. Bien, cuando él insistió en lo del daño en el coche, pensé que lo decía como parte del juego, y nunca imagine que de verdad un pellizco de pezones le generaría tanto malestar.

Estamos en su casa y me huele y me chupa el coño, lame mis pies. He de decir, que la comidita de coño no estuvo nada mal. Parte del “juego” consistía en dejarle sin correrse, vamos que no es un juego, que es lo que me gusta hacer, tener varios orgasmos yo y dejar al sumiso con una erección de campeonato. Ya estoy vestida, me marcho, pero muero por pellizcarle los pezones, le pellizco y de repente le cambia el rictus de la cara. No sé qué ha pasado o sí, no aguanta nada el dolor y cuando digo nada es nada, pues no puedo parar de pensar si se me hubiera ocurrido azotarle o pinzarle los pezones, apretarle las pelotas, no sé, se me ocurren mil fechorías mucho más dolorosas que un simple pellizco en un pezón.

En fin, estoy preocupada, fue un error garrafal por parte mía  y suya, no haber tratado este punto en la charla que tuvimos.  Estoy aprendiendo a usar a otros sumisos. Lo que es cierto es que esto no me va a volver a pasar. Me vine con mal cuerpo, de verdad nunca pensé que me pasaría nada igual.

Un ataque desprevenido

 

tumblr_mjq8qdOjqL1rsj72ao1_1280-e1370651389389Él bajó a comprar algo de comida, yo mientras saqué mi mejor conjunto de lencería, morado, un color que me apasiona en la ropa interior, recogí mi melena en una alta cola de caballo, pinté mi labios de carmín, me puse mis sandalias de tacón de aguja y me rocié el cuerpo con mi perfume favorito, l’eau de Issey Miyake. Mi bichito entró por la puerta y se quedó impresionado, sin mediar palabra le dije .-ponme un cubata, mientras buscaba el cinturón de esa falda amarilla que llevaba puesta.

No sé que pasaba, pero me sentía muy ama, más ama que nunca. Le coloque de rodillas y espalda en el sofá y penetré unas cuantas veces con mi arnés, según le estaba follando me venían una y otra idea que hacer.

Me senté en el sofá con las piernas abiertas y sin decir ni una palabra indiqué con mi mirada lo que quería, me comió el coño hasta que tuve varios orgasmos, entonces le dije que se retirara y se pusiera el arnés del revés, introduciéndose el pene en el culo y pinzándose el rabo bien tieso con las tiras de cuero negro. Esa imagen me excitó mucho y provoco que hiciera varias fotos de mi bichito, pero mi cabeza no dejaba de maquinar, una y otra fechoria. De esa guisa le tapé los ojos y até las manos con el cinturón de mi falda y le invité a jugar conmigo al escondite. El juego consistía en que yo me escondía y el tenía que encontrarme en un tiempo establecido, de lo contrario recibiría su correspondiente azotaina. Me dirigí al baño de puntillas y me quité los tacones para que el no escuchará por donde andaba, me escondí detrás de la mesa del comedor. Mi bichito caminaba despacio por el espacio y diciendo “I dónde estás?, es difícil encontrarte” yo no decía nada, momentos incluso contenía la respiración, me encantaba observar a mi bichito de esa guisa y totalmente indefenso, en ese momento era mío y solo mío, su rabo cada vez estaba más tieso, se acercó a la mesa del comedor, puedo decir que estuvimos a escaso 30 cms y él no me encontró, siguió caminando hasta el baño, tropezó con mis tacones y emitió una leve sonrisa, como diciendo “ Te encontré”, su desesperación y su indefensión se hicieron más patentes cuando vio que no estaba allí “ I pq me haces esto, dónde estás?” así varios minutos más. Le tumbe en la mesa y recibió unos cuantos cachetes en el culo. Me quedé con ganas de más …

Pies Hermosos

La mujer que tiene los pies hermosos
nunca podrá ser fea
mansa suele subirle la belleza
por tobiillos, pantorrillas y muslos
demorarse en el pubis
que siempre ha estado más allá de todo canon
rodear el ombligo como a uno de esos timbres
que si se les presiona tocan para elisa
reivindicar los lúbricos pezones a la espera
entreabir los labios sin pronunciar saliva
y dejarse querer por los ojos espejo
la mujer que tiene los pies hermosos
sabe vagabundear por la tristeza.
Mario Benedetti

Un entrante de Lujuria

Masaje

El masaje sensual es una práctica antigua que practicaban tanto los adultos como los jóvenes. Combina lo físico con lo espiritual y, bien hecho, puede ser tan sensual y sexual como uno quiera.

La clave para dar y recibir un buen masaje sensual es la preparación. Ahora, si miramos unos siglos atrás, esto probablemente hubiera significado matar a una bestia salvaje cercana y encender una hoguera, pero actualmente las cosas son un poco más complicadas (aunque dicho esto, matar a una bestia salvaje es bastante complicado para la mayoría). Los expertos sugieren que para relajarse de verdad, deberíamos encender algunas velas aromáticas, poner un CD romántico, colocar unas sábanas limpias, dejar preparadas unas toallas nuevas y apagar el móvil!

También necesitaras un poco de aceite para masajes. Hablando de aceite, es muy importante recordar que el aceite puede estropear los condones de látex por lo que es importante utilizar un condón que no sea de látex como el Durex Avanti (lo encontrarás en la sección de Productos de la página principal) si estará en contacto con el aceite.

1218525428780_f

Ahora, antes de seguir más, es importante hablar con tu pareja para que sepa exactamente lo que es un masaje sensual. Descríbelo como una actividad sin prisas, lánguida, lujuriosa que incluye la desnudez y el contacto íntimo, y algunas aliteraciones según parece.

Así que allí vamos. Para empezar, golpea débilmente el cuerpo de tu pareja con las puntas de los dedos (empieza por su espalda). Tómate tu tiempo, no tengas prisas. Si las tienes entonces estás perdiendo el tiempo y para colmo una gran oportunidad. Desplázate de una parte de su cuerpo a otra pasando por los hombros, brazos, muslos, pantorrillas y nalgas.

Cuando tu pareja ya esté totalmente relajada, que no dormida, empieza el masaje sensual vertiendo unas dos cucharadas de aceite de masaje en tus manos y luego frótalas hasta que el aceite esté caliente. Esto es muy importante si no quieres que tu pareja grite y eche a perder el momento. Ahora, utiliza tus manos para hacer largas caricias deslizando tus manos por su cuerpo asegurándote con tu pareja de que la presión es buena.

Cuando hayas pasado por todas las zonas clave de su cuerpo (hombros, brazos, muslos, pantorrillas y nalgas) haz movimientos más cortos y más profundos. Para realizarlos necesitarás el peso de tu cuerpo más que la fuerza de tus brazos pero recuerda que debes ser suave. No es un combate de lucha libre y a tu pareja no le impresionará como pones a prueba tu fuerza.

Mientras sigues masajeando a tu pareja con movimientos más profundos y cortos, recuerda masajear sus pies, pasar por sus nalgas y si estás masajeando a una mujer acuérdate de masajear suavemente sus pechos. Cuando creas que ya es el momento, empieza a deslizar tus manos despacio por sus piernas. Roza sus genitales y provócale masajeando el interior de sus muslos. Finalmente, cuando creas que ya has despertado su energía erótica, pide tu turno y pasa a actividades sexuales más explícitas como la masturbación.

Unas braguitas para mi bichito

lenceria-femenina-mostrada-por-hombres-28Era Abril o quizá Mayo,  los días anteriores habían sido caluroso, pero ese día llovía a chaparrón. Decidí cambiar mi ropa de invierno por la de verano. Cambié mis jerseys de cuello alto por camisetas de tirantes, vaqueros por faldidas cortas fresquistas. En un bloque de ropa encontré un picardías de blonda morada con topos más oscuros. Era un vestidito de tirantes con corte imperio, ya sabéis corte debajo del pecho, “cazuelas” con la forma de los pechos y vuelo hasta la cadera, al final de la faldita lo completaban dos pequeños volantes del mismo tono oscuro de los topos y un mini tanga, vamos un tirachinas morado oscuro y un triángulo de blonda morada con topos más oscuros.

Bichito estaba limpiando el baño, (No os he hablado nunca de las tareas del hogar, verdad?) me acerqué y le vi de rodillas desnudo solo con un calzoncillo, limpiando la taza del wc, podéis imaginar todo lo que se me vino a la cabeza con la lencería que llevaba en mis manos,  me acerco al baño y le digo –Mira qué he encontrado!- con una sonrisa maliciosa me dice –I te pondría muy húmeda que me ponga esa lencería para ti, verdad -, no tuve que responder nada, se puso el picardías y siguió limpiando. La regla era la regla y su erección debía ser visible siempre para mí, me acerqué y le dije, -ese rabo duro debe estar fantástico bajo este tirachinas- sonríe y dice –I ese tanga es minúsculo, no me lo voy a poder poner-, – sí, sí mira- le ayudo a meterse el mini tanga, en ese pequeño triángulo solo consigue tapar media erección y las pelotas le cuelgan por los lados del triángulo. Le mando que continúe con las tareas de limpieza mientras yo sigo doblando ropa y cambiando de lugar.

De vez en cuando, sigilosa, lo vigilo desde el pasillo, me excita mucho esta nueva situación, pero le falta algo. Es la hora de cambiar calzado de invierno por sandalias de verano, ohhh siii mis superbotas altas negras de tacón. He de decir, a nuestro favor, bichito usaba mi mismo pie con lo cual compartiamos a parte de mi lencería, mis tacones. Si bien es cierto que el pie de una mujer no es igual que el del hombre y a bichito a veces mis zapatos le apretaban. Sigilosamente me acerco al baño con un par de botas negras en mis manos y se las lanzo desde la puerta al centro del baño, -ponte eso- le espeto. Se da la vuelta de rodillas, me mira y me dice –eres maravillosa-, vuelvo a colocar mi ropa en mi habitación y viene con todo el modelito puesto. Me muero de ganas por follármelo, pero antes voy a dejarle sufrir un poco, se queja de que las botas le aprietan, -Bichito has de limpiar tb el baño azul- le cambia la cara hacia un gesto de enfado, no me gustan esas muestras en su cara, lo que hace que me enfade yo y lo que pensaba iba a ser un polvo fantástico se va a convertir en un castigo para mi bichito.

Ya estoy cansada de colocar calzado, le llamo –mete todos esos zapatos en cajas-, los guarda y se acerca cariñoso, le digo –estoy enfadada contigo, no me gustan esos gestos que haces, así que ahora va a tener tu castigo”, me tumbo en la cama con las piernas colgado y le ordeno que se arrodille y me huela el coño, siento la punta de su nariz por mi clítoris y me excito, el sigue oliendo, lleva un rato de rodillas y oliendo, 15 minutos quizá eso me pone burrisima, estoy muy húmeda, le digo que lama mi coño como solo él sabe que me gusta. Mi respiración se entrecorta, mi abdomen se contrae, creo que me voy a correr, siii, me hace ver el cielo, nadie me come el coño como él, ahora le pido que me folle, con ganas. Se pone de pie me la mete toda hasta dentro, me vuelvo a ir. Soy multiorgásmica y la novedad de hoy ha sido una fiesta para mi excitación así que consigo irme 4 veces. Bichito me dice – amita puedo correrme?- -No, estás castigado. A ver si aprendes que no puedes hacer esos gestos con la cara y hacerme visible tu enfado-

Continuará…