Un entrante de Lujuria

Masaje

El masaje sensual es una práctica antigua que practicaban tanto los adultos como los jóvenes. Combina lo físico con lo espiritual y, bien hecho, puede ser tan sensual y sexual como uno quiera.

La clave para dar y recibir un buen masaje sensual es la preparación. Ahora, si miramos unos siglos atrás, esto probablemente hubiera significado matar a una bestia salvaje cercana y encender una hoguera, pero actualmente las cosas son un poco más complicadas (aunque dicho esto, matar a una bestia salvaje es bastante complicado para la mayoría). Los expertos sugieren que para relajarse de verdad, deberíamos encender algunas velas aromáticas, poner un CD romántico, colocar unas sábanas limpias, dejar preparadas unas toallas nuevas y apagar el móvil!

También necesitaras un poco de aceite para masajes. Hablando de aceite, es muy importante recordar que el aceite puede estropear los condones de látex por lo que es importante utilizar un condón que no sea de látex como el Durex Avanti (lo encontrarás en la sección de Productos de la página principal) si estará en contacto con el aceite.

1218525428780_f

Ahora, antes de seguir más, es importante hablar con tu pareja para que sepa exactamente lo que es un masaje sensual. Descríbelo como una actividad sin prisas, lánguida, lujuriosa que incluye la desnudez y el contacto íntimo, y algunas aliteraciones según parece.

Así que allí vamos. Para empezar, golpea débilmente el cuerpo de tu pareja con las puntas de los dedos (empieza por su espalda). Tómate tu tiempo, no tengas prisas. Si las tienes entonces estás perdiendo el tiempo y para colmo una gran oportunidad. Desplázate de una parte de su cuerpo a otra pasando por los hombros, brazos, muslos, pantorrillas y nalgas.

Cuando tu pareja ya esté totalmente relajada, que no dormida, empieza el masaje sensual vertiendo unas dos cucharadas de aceite de masaje en tus manos y luego frótalas hasta que el aceite esté caliente. Esto es muy importante si no quieres que tu pareja grite y eche a perder el momento. Ahora, utiliza tus manos para hacer largas caricias deslizando tus manos por su cuerpo asegurándote con tu pareja de que la presión es buena.

Cuando hayas pasado por todas las zonas clave de su cuerpo (hombros, brazos, muslos, pantorrillas y nalgas) haz movimientos más cortos y más profundos. Para realizarlos necesitarás el peso de tu cuerpo más que la fuerza de tus brazos pero recuerda que debes ser suave. No es un combate de lucha libre y a tu pareja no le impresionará como pones a prueba tu fuerza.

Mientras sigues masajeando a tu pareja con movimientos más profundos y cortos, recuerda masajear sus pies, pasar por sus nalgas y si estás masajeando a una mujer acuérdate de masajear suavemente sus pechos. Cuando creas que ya es el momento, empieza a deslizar tus manos despacio por sus piernas. Roza sus genitales y provócale masajeando el interior de sus muslos. Finalmente, cuando creas que ya has despertado su energía erótica, pide tu turno y pasa a actividades sexuales más explícitas como la masturbación.

3 comentarios en “Un entrante de Lujuria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s