Tecnicas para lamer el clítoris

¿Quieres regalar o que te regalen la mejor ración de sexo oral jamás experimentada? Atent@ a los siguientes consejos para juguetear con el clítoris de la forma más placentera.

¿Sabías que la boca es el segundo órgano más utilizado en las relaciones sexuales? En particular la lengua puede dar mucho juego y provocar sensaciones de lo más extremas si se usa adecuadamente. Aunque no existe una técnica única e infalible para dar placer, de la mano de Raquel Traba y su libro Los Placeres de Lola, desvelamos algunos consejos no solo para guiar en la exploración más profunda por la anatomía femenina, sino también, revelamos algunas técnicas para que el juego con tu clítoris sea de alto voltaje.

Lo primero es encontrar una posición cómoda. Ten en cuenta que si vais a dedicarle un buen rato a esta práctica tenéis que buscar estar cómodos.

Algunas posiciones para tener en cuenta:

• Ella arrodillada sobre la cabeza de su pareja, bajando su vulva sobre la boca de él. Puedes poner una almohada debajo de la cabeza de la persona que realiza el cunnilingus para levantarla hasta la altura de la vulva, o una colcha o acolchado doblado debajo del cuerpo de ella para que pueda descansar su peso mientras mantiene elevada la pelvis.

• Ella acostada sobre la cama con sus piernas en el suelo. Él entonces se pone de rodillas sobre el suelo entre sus piernas abiertas. En esta postura es recomendable poner almohadas bajo las rodillas y/o pecho de la persona arrodillada o debajo de las caderas de ella para levantarlas hasta el nivel de la boca.

• Acostados de lado el uno frente al otro, con la colocando sus cabezas sobre los muslos del otro.

• Acostados en el suelo de lado, en ángulo recto formando una “T”. Ella con la pierna levantada para dar acceso a la zona y él recostando la cabeza sobre el muslo interior de ella. Puede hacerse desde el frente o desde detrás.

• Está la posición tradicional donde ella está tumbada de espaldas con las piernas abiertas y su pareja entre sus muslos. Además de cómodo, puede resultar muy morboso si ella se coloca una almohada debajo de la cabeza, así puede observar a su pareja. También colocar la almohada bajo sus caderas eleva la pelvis y hay un mejor acceso por parte de la boca de él a la zona.

Entrando en faena

Porque no hay nada más comparable a las caricias de la lengua bajando hasta el sexo, ni nada tan intenso y tan íntimo como la boca merodeando por la zona más erógena, ¡Toma nota de los siguientes consejos y a practicar! Porque cada mujer es un mundo, es importante adaptar la técnica de inicio al gusto de cada mujer. La sensibilidad de la vulva y el clítoris determinan qué tipo de estimulación le gusta y a la cual responde más. Hay mujeres que prefieren un toque suave y lento, otras disfrutan más con un toque rápido y firme.

Lo más recomendable, es iniciar un juego de precalentamiento y tener presente que el clítoris es la guinda del pastel.

Recuerda que una mujer, con solo imaginar cómo su amante descienda hacia su sexo a través de excitantes insinuaciones, ya empieza a lubricar y su excitación va en aumento por momentos.

La ruta:

– No busques el clítoris inmediatamente. Si ella no está excitada de forma adecuada su clítoris estará muy sensible o completamente insensible a todas las formas de estimulación. Necesitas esperar para que sus hormonas fluyan y sus genitales se inunden de sangre. La mejor manera es empezar a recorrer con la lengua desde los dedos de los pies, tobillos, muslos, besa las ingles, abre las piernas… hasta ¡La vulva!

– Cuando la vagina está muy lubricada, chorreando y pidiendo más el clítoris va aumentando su tamaño y la lengua del chico está lista para entrar en el ruedo. “La lengua debe convertirse en una herramienta omnipresente que se deslice por todos los rincones de la vulva”, dice Raquel Traba.

– Olvídate de atacar el clítoris. Acaricia, besa y lame la parte interna de los muslos. Lame cuidadosamente el área donde se unen la vulva y los muslos. Lame lentamente su monte púbico y sus labios mayores. Tómate tu tiempo. Desliza la lengua a lo largo del surco formado por los labios mayores. Después entre sus labios mayores y menores. Si es posible introduce los labios menores en tu boca y chúpalos. Eso los irá llenando de sangre y aumentando la excitación. Lame el área entre sus labios menores justo fuera de la vagina y el orificio uretral. Si el clítoris está bien definido, desliza su lengua a lo largo de los surcos que lo separan de los labios mayores.

La bienvenida dásela a través de movimientos lentos.

Por fin llegamos a la guinda del pastel ¿Pero como hay que jugar con él? El clítoris es muy sensible, e ir con cuidado es una regla imprescindible.

Al principio no retraigas su capuchón. Dale tiempo para excitarse bien. Cuando ella parezca estar lista para explotar desliza hacia atrás su capuchón clitoridiano con los dedos lubricados, (ella puede usar los suyos propios), y lame y chupa su glande clitoridiano, exquisitamente sensible. Hazlo muy suave. Hay mujeres que requieren un toque muy ligero, a otras esto les hace cosquillas y necesitan un toque firme pero suave. Otras incluso no pueden tolerar la estimulación directa de su capuchón clitoridiano. Chupa suavemente sobre su clítoris; saca suavemente más sangre de él. Una vez que encuentres una forma de estimulación que le sea placentera, mantén esa estimulación hasta que ella experimente el orgasmo, si ella quiere. Si ella no puede experimentar el orgasmo, continúa la estimulación mientras sea placentera para ambos. El cunnilingus no necesita incluir el orgasmo para ser muy placentero y satisfactorio.

Puedes utilizar los labios a la vez que la lengua, o alternar un poco si te cansas. Aprovecha tu nariz tocando suavemente su clítoris mientras te dedicas a sus labios vaginales. También puedes incluir el uso de juguetes para penetrarla, tus dedos, mientras le realizas el cunnilingus.

5 movimientos de lengua muy satisfactorios son los siguientes:

1. Pon la lengua plana y grande como si fueras a chupar un polo y pásala despacio de arriba a bajo por la vagina.

2. Intercala tres “lentas chupadas de polo” con cinco chupadas rápidas directamente en el clítoris de izquierda a derecha.

3. Intercala tres o más “lentas chupadas de polo” con succiones de clítoris.

4. Succiona el clítoris y déjalo atrapado en la boca mientras le vas dando pequeños golpecitos con la lengua.

5. Finalmente, si a tu pareja le gusta, lame su clítoris mediante toques fuertes y rápidos.

Este apartado es muy útil para todos los hombres que nos estén leyendo en este momento. Metidos en plena faena ¿Qué significa la reacción de tu chica cuando hace…? Aquí os desvelamos algunas significados:

¿Empuja tu vulva hasta encajarla dentro de tu boca?… Tu chica está pidiendo más presión directa sobre el clítoris.

¿Se hecha para atrás cuando entra en contacto tu lengua con su clítoris?… Entonces para el carro y estimula otros lugares de la vulva, ya que lo que tu chica quiere decir, es que el contacto ha sido muy directo.

¿Si mueve las caderas?… Si las mueve hacia arriba, demanda que subas un poco la lengua, hacia abajo, entonces debes estimularla situando la lengua un poco más abajo, si las mueve muy rápido, quiere más velocidad…

Así que toma nota y ¡a disfrutar!

 

Fuente: Por Un Orgasmo Diario

Machirulos, NO GRACIAS!

mujer
Vengo de un puente fantástico, es decir, venía jodidamente contenta, hasta que he leído un par de mensajes que me han dejado, (mientras escribía esto, cabreada como una mona, he leído otro que me ha relajado un poco), y me han puesto de muy mal humor. Los mensajes son estos en cuestión:

¿No echas algo de menos entre tus piernas en este mismo instante?

y luego este otro

Volví a leer tu blog. Tienes un aura especial.

Tanto, que no te pegan los ismos. Sobre todo si van precedidos de las raíces fem- y radical-.

Pecados de Dómina en ciernes, sin duda. La verdadera autoridad no necesita banderas.

Aprenderás, por supuesto.

Aquí resulta que este machirulo de tomo y lomo, no solo piensa que echo de menos algo entre las piernas, quizá tu cabeza querido. Sino que se permite el lujo de decirme lo que me pega y no y lo que he de aprender, sin ni siquiera haberle pedido su opinión y mucho menos es que me interese.

Desgraciadamente siguen existiendo hombres como tú que se creen que están por encima del bien y del mal y con el derecho a decirle a una mujer lo que le pega y no. Mientras haya especímenes como tú, se hace más que necesario el feminismo radical o feminazismo, como seguro te guste llamarnos.

Pero no quiero perder más tiempo con este bicho, entre tanto he leído esto otro, y bueno, aquí sobran las palabras.

lo bonito de las mujeres es que son mujeres y son adorables y que uno no puede hacer otra cosa que amarlas y jamás odiarlas.

Pd.: Me puedes comer el coño con pan bimbo

Me escupes palabras sucias..

Lame mis pies, esa sensación maravillosa me hacía cosquillas en la entrepierna.

Quítate la camiseta, mmmm deliciosos pezones para morder. – I quiero mucha saliva en mi cara-, oh querido, a la cochinota de I no se le pueden pedir esas cosas.

Dame un masaje en la espalda!

Comienza acariciando mi espalda, mis muslos, mis piernas, acerca sus dedos a la parte interna de mis muslos, la humedad no tardará en aparecer, abre mis glúteos y pasa sus dedos suavemente, ahora lo hace con su lengua, es una sensación maravillosa.

Me doy la vuelta y hace lo mismo con la parte delantera de mi cuerpo.

Escupo su cara varias veces, se relame. Eso me hace pensar que quizá estaría bien restregar mi saliva junto con mis fluidos vaginales por su cara. Me paso la mano por el coño y se la restriego por la cara, lame mis dedos, creo que le gusta.

Pongo mi coño en su cara, le vuelvo a escupir y restriego la saliva con mi vulva, es maravilloso.

Empieza el mundial…!!!

Un bichito “independentista”, una mujer perversa, la Selección de fútbol Española.

Un día hacía mucho calor, demasiado. Las banderas rojigualdas sembraban el terror en los balcones y las tiendas. Reconozco que me da bastante grimilla tanto orgullo patriótico. Seguí paseando y aterricé en la zona de ropa interior de unos grandes almacenes. Observé las últimas tendencias en bikinis y me dirigí con pasó firme a comprarme un corsé que haría las más autenticas delicias de mi bichito, quería impresionarle, siempre me decía que se moría por vez mis pechotes chillando en un corsé.

IMG_20140613_224230
Unas braga para mi bichito

Revisé varios modelos, y apunto de comprarme uno negro con encajes, oí a un grupo de adolescentes chillar y algo revueltas, tantas risas y revuelo me llamó la atención y pude entrever a través de ellas los colores rojo y amarillo, me acerqué y lo que allí encontré fue un montón de bragas, tangas, brasileñas de “la roja”.

En ese momento esta mente perversa empezó a maquinar lo bonito que sería tener a mi bichito con unas bragas de su tan “amada patria”.

Llegué a casa, -Bichito ya estoy aquí, he ido de compras y te traigo un regalo-.

Imaginad la cara de mi pequeño abertzale al ver las braguitas que tenía que ponerse. Reconozco que esa cara de humillación de él poniéndose la rojigualda fue maravillosa.

Gora España 😛

¿Por qué hacen esto los hombres?

Lo que las mujeres deben tener en cuenta respecto a la Dominación Femenina es el hecho de que los hombres la necesitan. Es casi siempre el hombre el que introducirá a la mujer en la forma de vida de ladominación femenina. Un hombre animoso con deseos de sumisión introducirá a su compañera femenina en la dominación femenina.

¿Por qué hacen esto los hombres? Pues porque los hombres desean y necesitan estar sometidos a las mujeres. Sin que importe con que dureza la sociedad o la religión intenten contar a los hombres cosas diferentes, algo profundamente dentro de ellos anhela rendirse a una mujer poderosa. Estos deseos se hacen más fuertes con la edad, y los hombres pasarán incontables horas soñando y fantaseando respecto a la Dominación Femenina. Los hombres perseguirán estos deseos y lucharán con ello, intentando llegar a un acuerdo, pero desgraciadamente el hombre no puede llegar a un acuerdo con estos deseos hasta que realmente tenga una relación con una mujer que pueda explorar estos deseos junto con él de una forma amorosa.

El otro aspecto de esta dinámica es que las mujeres que asumen el papel dominante y que permiten que su naturaleza dominante se manifieste, acaban por adorar absolutamente esta forma de vida. Nunca deja de impresionarme cuantas mujeres que tuvieron una vez vacilaciones reales sobre lo de ser dominante acaban adorándolo de tal manera que más tarde dicen que nunca volverían a someterse a un hombre o a tener solo sexo “vainilla” (coito) con un hombre. Esta forma de vida está liberando a las mujeres y también es liberadora para los hombres, porque ahora pueden satisfacer ese anhelo interno. El número de parejas que practican la forma de vida de la Dominación Femenina ha explotado a lo largo de los últimos veinte años. La mayoría de las parejas lo mantienen en privado, pero puedo atestiguar, a partir del número de cartas que recibo, que la Dominación Femenina está en alza en nuestra sociedad.

Puede que todavía no la disfrute una pluralidad, pero solo hace falta echar un vistazo a las tendencias y a la evolución social que está teniendo lugar para ver lo que está transpirando..

Hasta donde se llegue con el asunto de la D&S depende de cada mujer y de cada relación. Una relación de dominación puede tomar muchas formas. Montones de mujeres dominantes asumen todo la escena del D&S y el cuero porque estas actividades suministran excelentes herramientas para el entrenamiento y la disciplina de su hombre, además de añadir diversión y excitación a sus vidas sexuales. Otras mujeres disfrutan de una relación D&S más suave, porque prefieren para sus hombres un tipo de disciplina y entrenamiento victoriano. Hay otras mujeres a las que les encanta ser la parte dominante y gobernar en el matrimonio pero no les gusta incorporar D&S. Algunas mujeres practican la Supremacía Femenina, mientras otras se ven a sí mismas como Feministas y otras se ven como iguales a los hombres, pero con la creencia de que la esposa necesita dirigir al marido.

Lo más importante es que cada pareja tiene que mantener abiertas las líneas de comunicación, porque honradez y apertura son cruciales en una relación de dominación femenina. La mujer necesita ser abierta de mente para explorar cosas nuevas, porque su sumiso comparte con ella sus deseos más profundos. Todo versa sobre la negociación y satisfacción. Pregunto a las mujeres, ¿qué es lo que llega a tocar la naturaleza de su sumiso? ¿Tiene fetiche con el cuero? Si es así entonces ponte algo de cuero. ¿Tiene un fetiche con los pies o las botas? ¿Se vuelve loco con las flagelaciones o las azotainas? ¿Le gusta la sensación de indefensión de estar atado? Les digo a las mujeres que averigüen que es lo que despierta la sumisión de su hombre y luego le hagan esas cosas. Una mujer inteligente llevará al hombre a la sumisión y luego la canalizará en su beneficio. Una mujer sabia utilizará su dominio para prolongar la sumisión de su hombre y luego usará esa sumisión para conseguir lo que necesita y para su satisfacción.

Fuente: Dominación Fem

La más oscura noche (XIII)

El osito panda, q es muy guasón, se ha montado una historieta con mi querída Ava (http://avayelsexo.wordpress.com) y yo. Veremos por dónde  nos lleva 🙂

Confesiones clandestinas

Dos son compañía, tres son multitud.

Mientras comíamos los tres, miraba furtivamente a mi madre y me preguntaba si ella tendría sentimientos y fantasías parecidas a los míos. La admiraba. Siempre aparecía serena y, aunqnue a medida que me fui adentrando en aquella intricanda red de perversión y degradación, ni me sentí su igual ni dejé de amarla.

Ella siguió saliendo cada noche, como siempre, y yo empecé a hacerme a la idea de que ella gozaba de la miseria a la que estaba atada. Que en su corrupción ella había encontrado una paz y una manera de vivir. Pero que buscara ese alivio lejos de mí me quemaba y lo pagaba, vergüenza me da confesarlo, con mi esposa, que nucna me dirigió un reproche porque ella, a su maenra también, me ayudaba a pervertirme y a degradarla con mis pasiones.

Pero Ava notaba que no me atrevía a trasgedir…

Ver la entrada original 263 palabras más