Bailando bajo la lluvia

No sé si os he contando lo que me gusta pasear bajo la lluvia cuando hay tormenta. Ayer la tarde madrileña se puso algo furiosa y hubo una tormenta brutal, a mi vuelta del teatro me dije, ahora llego a casa y me pongo un vestido finito y  salgo a empaparme.

Así fue, llegue a casa y me puse un vestido blanco de esos “ibicencos” y salí a bailar bajo la lluvia. Rayos, truenos, viento, remolinos, agua…no es algo maravilloso? Lo que no me dí cuenta es de que mi vestido blanco estaba empapado y se transparentaban mis pezones. Llegué a mi portal y me encontré con mi vecino “I cuánto tiempo sin verte, …bla bla bla”, el tipo no paraba de darme conversación y de mirarme los pechos, entonces fue cuando me dí cuenta que estaba “montando el espectáculo”, pero él también, os juro que estaba “palote”…

Aquí una muestra de mi paseo, alguien para secarme los pies?

2015-08-31 00.14.30

Fetichistas a mis pies

Deseos de una tarde de verano…

Quita el esmalte de mis uñas de los pies. En un barreño con agua bien fría, lava mis pies con la ayuda de tus manos y un poco de jabón. Todavía mojados lame mis pies para secarlos, lame mis dedos corazón, anular y meñique (sí, dentro de mi fetichismo, hay otro fetichismo), conseguirás que me excite mucho.

Ahora ponme crema para suavizar mis talones y dame suaves caricias, besa y lame mi planta de los pies y mis tobillos.

Ahora me tumbo boca abajo y subo mis piernas, con mis pies planos pasa tu lengua por toda la planta.

Y ahora…da rienda suelta a tu imaginación y haz con mis pies lo que quieras…

2015-08-30 16.09.52

La servidumbre sexual masculina. Dr. Franz Klinger

Hola!

Me estoy leyendo el libro que da titulo a este post. A los largo de estos días iré posteando alguno de los capítulos, para que entre todxs podamos analizar algunas de las cosas que dice este estudio “de una desviación común pero desconocida”.

La servidumbre sexual, en el sentido que se explicará en este libro, es aquella extraña desviación del instinto sexual que ocurre en la pareja cuando uno de los dos individuos que la componen de deja dominar por el otro.

La sumisión de la mujer es explicable desde un punto de vista evolutivo y biológico y por ello no sorprende a nadie; o sea, se considera “normal” que la mujer tienda a la sumisión.

La situación es distinta en el caso de la sumisión masculina, ya que es lo contrario de cuanto habitualmente se espera del hombre. Cuando un hombre está sometido , renuncia a desempeñar el papel rector y dominante que la naturaleza le ha asignado tanto en el terreno sexual como en todos los demás aspectos de sus relaciones con la mujer; esto es lo que parece sorprendente y “anormal”. La sumisión masculina es, por consiguiente, una desviación, aunque no una perversión del instinto.

La servidumbre masculina no es ninguna perversión ni ninguna neurosis, ni siquiera un fenómeno morboso; al contrario, posee incluso valores morales, sociales y psicohigiénicos.

Y yo tengo varias cuestiones, la servidumbre ¿es una desviación?.  ¿La mujer biológicamente es sumisa o es un patrón social marcado por la sociedad patriarcal y machista? ¿La naturaleza ha asignado al hombre el papel dominante o estaríamos otra vez ante el papel que ha marcado el patriarcado?.

El libro, con sus luces y sus sombras, es muy interesante, estoy en la parte en la que se diferencia masoquista de sumiso y aquí es dónde estoy empezando a entender un montón de cosas.

I

A I (no soy yo) le conocí hace ya algún tiempo, es un tipo bien majete, desde que nos conocimos siempre ha estado pendiente de mi, lo que más me gusta es que jamás me ha agobiado ni ha ocupado mi espacio más del tiempo que una persona ha de ocupar el espacio de otra. Siempre ha respetado mis tiempos y yo los suyos. Mientras he estado fuera, cada 15 o 20 días me enviaba un mensaje “I cómo va tu aventura?” 

Llevábamos mucho tiempo sin vernos, y por fin la semana pasada pudimos quedar. Como os digo siempre ha respetado todo lo que he dicho o hecho, pero en esta ocasión me dijo, “Sólo quiero 2 cosas, que me dejes oler tu ropa interior sucia y que me folles el culito con algo bien grande”. 

Yo siempre le decía que para empezar algo chiquito, que no era fácil y él erre que erre.

Llegó a casa y nos pusimos a charlar sobre nuestros días, mi viaje, sus vacaciones y la vida en general. Él es muy tímido y me encanta como me mira de reojo o como a veces posa su mano en mi muslo, así como el que no quiere la cosa. A pesar de su timidez, me encanta la confianza que tiene en mí.

Le dije que me diera un masaje en los pies con crema, a lo que accedió gustosamente, me encanta como acaricia mis pies, mis muslos…Mientras pasaba las manos por mis pies y los lamía, no paraba de decir “qué pies tan suaves tienes, son muy suaves”, continuó lamiendo mis piernas, mis muslos y posó su nariz sobre mis braguitas. Lamia con ganas mi entrepierna y yo cada vez estaba más “borrica”, retiró hacía un lado mi tanga y empezó a lamer mi coño suavemente, me encanta como me come el coño y mientras me mira con ojos de “lo estoy haciendo bien?”.  Me subí la falda a la cintura y me sacó el tanga, empezó a lamer con más ímpetu y me soltó “Qué mojada estás! me encanta”.  Siempre lo había hecho muy bien, pero tengo la sensación, que se había aprendido/leído muy bien la descripción que hice de la noche de chicas que pasé. Si no fue igual (aquello, amigos, es muy difícil superarlo), fue muy parecido y muy rico. Me fui como no podía ser de otro modo y le dije que fuéramos a mi habitación.

En la cama, le tumbé boca abajo, le tapé los ojos y le até las manos con unas esposas. Él estaba tan tranquilo hasta que le dí el primer fustazo en el culo, este primero parece que le gustó, luego vinieron muchos más y más fuertes. “I no muevas las piernas o te las ato también”, me hacía gracia como me decía “uff pica, pica mucho”, gritaba un poquito, así que para que no hiciera ruido, le metí un tanga en la boca sucio, el que me había quitado antes de ducharme,  le dí unos cuantos fustazos más y cuando su culo estaba bien rojo paré. Entonces cogí un pequeño pene, que en su día era de un strapon que ya de tanto usarlo pasó a mejor vida, pero el pequeñin sigue valiendo para empezar a jugar. I estaba gonzándola y no paraba de repetirme “mmm que sensación tan rica y a la vez tan extraña” esto parece que le estaba gustando demasiado pero a mi me gusta más que no le guste, así que me pusé el Sr. de Negro, es un pene gigantesco, pero que aunque no lo creáis, cabe perfectamente, y empecé a penetrarle, despacito y sólo la puntita, eso parecía gustarle y no ser muy molesto. Así que decidí empujar un poquito y ver qué pasaba. “uffff para, para, para”, le dije no querías el grande, pues toma grande!, seguí penetrando poco a poco y llegué hasta la mitad. Me encantó el grito que metió de dolor, le cogí del pelo y le dije “no grites”intentamos otra nueva sacudida, en la que llegué hasta un poco más de la mitad, pero él ya no aguantaba el dolor. Y como os he dicho mil veces, que aunque soy una hijaputa, no me gusta causar dolor y pasarlo mal, así que lo dejamos estar hasta otro día.

Le dije que me diera un masaje en la espalda. Se sentó en mi culo y empezó a masajear mi cuello, mi espalda, mis piernas, mi culo…pasaba tímidamente sus dedos por mi ano y mi vagina, reconozco que no hay cosa que me de más morbo y me excite que esa timidez del quiero, pero….levanté un poco mis caderas para que accediera bien a mi clitoris y para mi sorpresa, empezó a lamerme el culo con ganas, mmmm qué rico!, me encanta que me coman en el culo y el coño, todo a la vez, desde atrás, mientras lo hacía yo le espachurraba la polla con mi pies y notaba como su erección se iba haciendo más intensa, me fui otra vez, si qué queréis que haga!!!.

Me dí la vuelta y le dije que se masturbara, y así lo hizo, le solté “Es humillante, verdad?” y me suelta “bfff no creas, después de haberme follado el culo”  Le dije que se tumbara en la cama boca arriba que me lo iba a follar, me senté a horcajadas encima de él y empecé con movimientos suaves, le planté el coño en toda la cara, con todos nuestros fluidos. Continué follandole más deprisa, “I para que me corro” “No, no voy a parar, tú tienes que tener control” “Para, para!!! jo, te he dicho que me corría”, me levanté saqué el condón y le vacié toda su lechita en la boca, mmmm esto es lo que más me gusta.

Seguiremos jugando 😉

Feliz Cumpleaños!

Hoy es el cumpleaños de “mi demonio de la guarda”, os acordáis?. Apareció en mi vida como caído del cielo.

Mil gracias por tu ayuda, por tus horas de escucha, por hacerme sentir una mujer viva, aunque la vida me fuera poniendo trabas.

Y como eres un fetichista de tomo y lomo, ahí va mi regalo.

DSC_0104

Nunca es tarde…

Os acordáis de mis primeras entradas en el blog, cuando os contaba lo que padecí para dejar aquella pareja, que si bien en todos los sentidos me llenaba, había uno que hacía aguas por todos lados, mi dominación sobre él.

Pues bien, mi expareja y yo, solemos quedar de vez en cuando para tratar temas que tenemos entre manos de aquello que fue nuestra relación, si bien en esta ocasión me dí cuenta que no era como las otras veces, su manera de mirarme, de tocarme…

Es cierto, a nadie le amarga un dulce y cuando has pasado 14 años con alguien, aun queda algo de fuego.

Quedamos por la tarde para hacer negocios, terminada nuestra charla me dijo, te recojo a las 9 para cenar. No me digáis por qué, pero sentía una excitación extrema como cuando vas a tener una primera cita con alguien.

Me pinté las uñas de los pies y manos y me vestí para la ocasión, camiseta negra de tirantes, minifalda con una puntillita en el borde que le daba un toque picante a la cosa y sandalias que dejaban ver todos mis dedos y un moreno espectacular. Me puse un poco de mascara en las pestañas y pinté mis labios de rojo. I no es una gran amante del maquillaje, esto es todo lo que me suelo pintar, bueno, en invierno algo de color en las mejillas porque soy extremadamente blanca.

“cucu” el sonido de mi whatsapp, “estoy aquí, baja“. Al llegar al coche observé como me miraba y me suelta “esta tarde con ese short y esa camiseta playera estabas muy guapa, pero joder ahora, no debes dejar títeres con cabeza“, comencé a reír y le dije “ay F. siempre tan graciosillo“, “de verdad I, estás preciosa, te ha sentado muy bien ese viaje“.

Fuimos a las fiestas de un conocido barrio de Madrid, cenamos y charlamos sobre todo lo que había acontecido en nuestras vida. No estoy acostumbrada a cenar tanto y me sentía molesta, demasiado llena. –Eso se soluciona con un Gin Tonic, me dijo. Así que comenzamos a tomar gin tonics, no sé si por el alcohol o porque ya venia predispuesta, pero cada vez me estaba poniendo más nerviosa estar a su lado.

Como os he dicho fuimos a las fiestas de un barrio de Madrid, allí había una orquestita pachanguera y fuimos a tomar “la penúltima”. Me contó que estaba tomando clases de salsa, algo que me sorprendió mucho, ya que siempre le achaqué que nunca quería bailar conmigo, –I no me gusta bailar no seas pesada. Total, que allí estaba yo, con mi expareja (hace 8 años que nuestra relación terminó) dejándome llevar por él, bailando salsa.

No me gusta demasiado esa música, pero él guiándome de allá para acá, cogiéndome de la cintura, retirándome el pelo de la cara, juntando nuestros cuerpos. La verdad que la cosa se me estaba haciendo difícil y pensé “ahora o nunca” y le dí un beso tímido, a lo que el respondió con una pasión desenfrenada.

Decidimos ir a mi casa ” a tomar la última”, la calurosa noche y el vacío de las calles hizo que nos deshinibieramos por completo, empezamos a besarnos apasionadamente encima de un coche, mordía mi cuello, mi oreja, mi pecho, mi espalda…yo estaba ya con un calentón de campeonato…pero algo remoloneaba mi cabeza, polvo vainilla??? o arriesgo a hacerlo a mi manera?

De camino a casa le espeté

Me muero por ponerte el coño en la cara y asfixiarte.

Ohhh I sigues con tus jueguecitos agresivos. 

Llegamos a casa y nos pusimos otra copa que no acabaríamos. Me subí a horcajadas encima de él en el sofá, le escupí varias veces en la cara y me dijo “ohhh, cuanto he echado de menos esto“, no salía de mi asombro, pues siempre me dijo que este rollo mío no le iba en exceso. Si bien es cierto, cuando eramos pareja no notaba yo que disfrutara en exceso, pero está vez le veía a tope. Entonces, le pedí lo que cientos de veces le había pedido y siempre se había negado.

Ponte ahí enfrente de rodillas y masturbate para mi.

Bajó su pantalón y ya pude entrever una bonita erección en su boxer. Quitó su boxer y empezó a masturbarse, alguna vez lo intentamos pero bajaba la cabeza y se quedaba como encogido, esta vez, su cuerpo bien estirado y sus ojos fijos en los míos. Empezó a temblar y vi lo que se venía, le dije para. – jo, por qué? porque lo digo yo.

Me apetecía un helado y le dije que fuera a la nevera y trajera una tarrina de chocolate. Metí los dedos en la tarrina y me manché alrededor de los labios, que él comió con avidez.

I quiero un poco

Ok, pues toma, agarre con mis dedos otro poco de helado que puse sobre mi tanga. Empezó a lamer con ansia, joder tuve que pedirle que parara pq ya estaba en un punto que me hubiera “ido” ahí mismo. Me bajó el tanga y me dijo – voy a olerte, como tantas veces me pediste, pero no un segundo, sino hasta que me digas que pare.

Joder, imaginad como estaba ya, después de tantos años pidiéndole huéleme y no te muevas y estaba un segundo y ya. Me dijo -hueles a chocolate, lo que hubiera dado por sentir ese olor tan rico que tienes. Le pedí que me comiera el coño y lo hizo como tantas veces lo había hecho. Si, en esto si obedecía y conseguí que aprendiera a comerme el coño como a mi me gustaba. Mi abdomen empezó a contraerse y note lo que se venía.     – Me encanta como gritas, nunca te reprimes y eso siempre me ha vuelto loco.

Nos fuimos a la cama y le dije que quería “follar a mi manera”. – Vale I pero no estoy preparado para que uses tus juguetitos conmigo. Ni se me había pasado por la cabeza, pero me sorprendió que diera por hecho que tenía juguetitos, solo el hecho de tenerle ahí a mi antojo, ya me parecía algo excesivo. Me subí encima de él y le metí mi tanga en la boca. Le dí un par de revolcones a su polla y con todos nuestros fluidos, le puse el coño en la cara mientras agarraba sus muñecas con fuerza. Balbuceando como podía, me dijo ” I, si sigues así me voy a correr”, a lo que le espeté “ni se te ocurra”.

Seguí restregando mi coño en su cara hasta que conseguí otro orgasmo, qué delicia correrte en la cara de alguien con quien siempre habías deseado hacer esto.

Le dije ahora quiero que me folles a 4 patitas, tendríais que ver la cara de satisfacción que puso, me folló así un rato, pero ya estaba cansada y le dije que me daba la vuelta y que se pusiera de rodillas y me siguiera follando así, me corrí otro par de veces, joder cuantas ganas tenía de algo así, mis ultimas experiencias en materia de sexo había sido bastante pobres. Siguió follándome y le dije, quiero que te corras fuera, en mi monte de venus y así lo hizo. Me encantó verle disfrutar y a mi llena de sus fluidos, ahora no sabía que hacer, si restregar su lechita por su cara o decirle que me lamiera el coño y limpiara bien. Así que me decante por esta última, –lame mi coño, le dije. I no seas cochina. F esto es parte de mi juego, hazlo¡. y con mucho asco se puso manos a la obra, ufff no sabéis que sensación, qué placer, tuve 2 orgasmos más.

Terminamos nuestras historias y él se fue a su casa y yo dormí placenteramente en la mía. Al día siguiente le envié un mensaje para darle las gracias, a lo que el me contesto.

  – Esto no se puede volver a repetir, así es imposible desengancharse de ti. Un beso y disfruta, se ve que te lo pasas muy bien.

Nueva Web BDSM

Hace unos días me dejaron un comentario para visitar una página de contactos BDSM. La página en cuestión es Dominación World. De momento no tiene mucha actividad pero me gusta su formato, su motor de búsqueda, no como la mierda esa de fetlife, espero y deseo que no se convierta en la misma basura.

Nos están matando!!!

11831721_10153053513363372_2472829680281936113_n

No sé ni por dónde empezar, pero estoy altamente sensibilizada con la Violencia Machista, cada día, cada semana, cada mes, ASESINAN MUJERES y sí, lo pongo en mayúsculas porque estoy harta de leer en prensa titulares tan asquerosos como el de ayer. “MUERE una mujer….bla bla bla”, las mujeres no mueren, son asesinadas a manos de asesinos, amparados bajo una cultura misógina, machista y patriarcal.

No son casos aislados. Hay un patrón, una estructura. Una cultura que respalda y una sociedad que calla, cómplice de justificaciones absurdas.

Tenemos que cambiar ese cultura de niñas princesas y niños machitos. Hay que criar en igualdad y respeto. Ciertas actitudes adquiridas de la sociedad en la que vivimos, son misóginas, machistas, sexistas, o que van en contra de la verdadera feminidad y todas ellas, crean un caldo de cosificación de la mujer y de lo femenino, que terminan por despojarnos de dignidad y respeto.

Violencia no es sólo matar o dar una paliza, hay muchas formas de violencia. Por favor, si una mujer te dice que se está sintiendo violentada, escúchale. No, no es una feminazi loca. Si tu amigo del alma está maltratando verbalmente a una compañera, afeale la conducta, vuestro silencio os hace cómplices.

Por eso una vez más. HAGAN ALGO, NOS ESTÁN MATANDO!!!

MACHISMO MATA!

Explorando nuevos campos 2ª parte

Después de aquel primer contacto, llegaría un segundo y final. Quedamos para comer, ella vino a mi casa, preparé un suculento plato y nos fuimos a la habitación. El día anterior me había enfadado con ella por un comentario desafortunado, así que pensé que la mejor manera de empezar nuestros juegos sería dándole una buena azotaina. Le recogí en una coleta su larga melena, eso me permitía tirarle de ella hacía detrás. Le até las muñecas a la espalda y los tobillos, la tumbé en la cama. Le bajé los pantalones y la azoté hasta que sus cachas estaban bien rojas.

Hoy quería que probara el placer anal que tanto parecía repudiar, así que empecé a jugar con su ano, le puse lubricante y empecé acariciarle el orificio, su excitación era visible, pues empezó a tener húmedo su coñito, hablaba demasiado, “qué me vas hacer”, me saqué las bragas y a modo de mordaza se las metí en la boca. Le metí un dedo y empezó a gemir, parecía que eso que días antes me había dicho que no le gustaba, empezaba a parecer apetitoso, le metí otro, en este momento eché de menos a mi “sr. de negro”, pero en la habitación había otras cosas que nos servirían para tal efecto. Mientra le introducía el dedo indice y anular, con el resto de los dedos acariciaba su clítoris, no paraba de moverse presa de la excitación, hasta que empezó a moverse enérgicamente y a disfrutar, tuvo un orgasmo largo y bastante placentero. Cuando terminó me dijo, “qué bien lo haces, tú esto lo has hecho antes” y le contesté “sí, pero no con chicas”.

Ahora tocaba mi turno, me tumbó en la cama y empezó a chupar los dedos de mis pies, reconozco que nunca pensé que una mujer podría excitarme tanto, mientras con sus dedos acariciaba mi clítoris. Siguió subiendo y empezó a lamer mis axilas. Qué placer! como os he comentado varias veces, me excita y me pone muy cachonda que me laman las axilas. Después de lamer un rato ahí y ponerme bien excitada, bajó a mi coño. Me encantó la elegancia con la que abrió mis labios, la sensibilidad con la que pasaba su lengua por mi clítoris y como acariciaba mi coño. Me ponía la mano en el abdomen y presionaba lo justo, mientras me introducía un dedo y con la otra mano acariciaba mi clítoris, lamia, todo a la vez, era una explosión de placer. Comenzó a lamer con más brío y ya no me pude resistir, mi abdomen empezó a contraerse y tuve un orgasmo maravilloso…puedo decir que ha sido el mejor cunnilingus de mi vida. Jamás un tío, y han sido muchos los que han estado ahí abajo, me han comido el coño como esta mujer.