Explorando nuevos campos 2ª parte

Después de aquel primer contacto, llegaría un segundo y final. Quedamos para comer, ella vino a mi casa, preparé un suculento plato y nos fuimos a la habitación. El día anterior me había enfadado con ella por un comentario desafortunado, así que pensé que la mejor manera de empezar nuestros juegos sería dándole una buena azotaina. Le recogí en una coleta su larga melena, eso me permitía tirarle de ella hacía detrás. Le até las muñecas a la espalda y los tobillos, la tumbé en la cama. Le bajé los pantalones y la azoté hasta que sus cachas estaban bien rojas.

Hoy quería que probara el placer anal que tanto parecía repudiar, así que empecé a jugar con su ano, le puse lubricante y empecé acariciarle el orificio, su excitación era visible, pues empezó a tener húmedo su coñito, hablaba demasiado, “qué me vas hacer”, me saqué las bragas y a modo de mordaza se las metí en la boca. Le metí un dedo y empezó a gemir, parecía que eso que días antes me había dicho que no le gustaba, empezaba a parecer apetitoso, le metí otro, en este momento eché de menos a mi “sr. de negro”, pero en la habitación había otras cosas que nos servirían para tal efecto. Mientra le introducía el dedo indice y anular, con el resto de los dedos acariciaba su clítoris, no paraba de moverse presa de la excitación, hasta que empezó a moverse enérgicamente y a disfrutar, tuvo un orgasmo largo y bastante placentero. Cuando terminó me dijo, “qué bien lo haces, tú esto lo has hecho antes” y le contesté “sí, pero no con chicas”.

Ahora tocaba mi turno, me tumbó en la cama y empezó a chupar los dedos de mis pies, reconozco que nunca pensé que una mujer podría excitarme tanto, mientras con sus dedos acariciaba mi clítoris. Siguió subiendo y empezó a lamer mis axilas. Qué placer! como os he comentado varias veces, me excita y me pone muy cachonda que me laman las axilas. Después de lamer un rato ahí y ponerme bien excitada, bajó a mi coño. Me encantó la elegancia con la que abrió mis labios, la sensibilidad con la que pasaba su lengua por mi clítoris y como acariciaba mi coño. Me ponía la mano en el abdomen y presionaba lo justo, mientras me introducía un dedo y con la otra mano acariciaba mi clítoris, lamia, todo a la vez, era una explosión de placer. Comenzó a lamer con más brío y ya no me pude resistir, mi abdomen empezó a contraerse y tuve un orgasmo maravilloso…puedo decir que ha sido el mejor cunnilingus de mi vida. Jamás un tío, y han sido muchos los que han estado ahí abajo, me han comido el coño como esta mujer.

4 comentarios en “Explorando nuevos campos 2ª parte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s