Bajo el sol de la Toscana

Estaba viendo yo esa película, cuando sonó el telefonillo, era N. Me encantó verle ahí en mi puerta con unos pastelitos para el café. La verdad, es que el muchacho es detallista hasta la saciedad, lo de los dulces me tocó. Como os decía, estaba viendo esa película y estaba a puntito de terminar, así que ahí nos acurrucamos los dos en el sofá para terminar de ver la peli.

Me gusta estar así con él, me encanta como me acaricia, me besa y me dice ” qué bien hueles”.

Había terminado la película y fuimos a hacer el café, en la cocina mientras preparaba el café ponía mi culo en pompa y me restregaba en su polla, el pobre estaba ya bien palote, después de aguantar un polvo y unas instrucciones que le di por tlf. Ja, no os he contado nunca la afición que tengo por la telepajaguiada, y esto qué es?, pues me gusta guiar  por tlf como se ha de masturbar, escupe en tu palma, pásate la palma por el capullo, ahora aprietate la polla mucho, ahora meneatela despacito, ahora rapidito, ahora aprieta, ahora deprisa, despacio, saliva, me corro, me corro….se acabó lo que se daba. Ahora bien aunque el me jura y me perjura que no se corrió, no estoy yo muy segura.

El caso es que ahí estaba yo preparando el café con su rabo rozando mi culo, y uffff…Este chico tiene la sana costumbre de ponerme cachonda desde que entra por la puerta.

Empezamos a juguetear en mi sofá y yo ya tenía un caletón de puta madre, nos fuimos a la habitación, le pedí que me acariciara la espalda, me lamió enterita, chupó mis pies y me lamió las corvas, nunca me lo habían hecho y flipé tanto como con las axilas, ahí estaba yo totalmente en sus manos, cada vez que pasaba las manos por mis nalgas me ponía más mojada y otra vez, y por mi cabeza sólo pasaba “bájame las mallas, por favor”, pero nada. Creo que más por respecto que por ganas no me las bajó, así que finalmente le pedí que me quitara las mallas. Pasó las manos por mi culo, y cada vez introducía más su mano por mi entrepierna, bffff, estaba muy, muy cachonda. Os he dicho que este tío me pone burrísima?. Luego ya os podéis imaginar, no?. Empezó a lamerme desde el coño hasta el culito….joder qué rico!, sabia que lo haría de puta madre y si, le doy un 8….

6

Me subí encima de él y empecé a besarle, me encanta estar encima de él, mirarle a los ojos, ver la cara tan linda que tiene cuando estoy ahí, pero habla mucho, demasiado. Así que le pongo mi tanga mojadito a modo de mordaza.

Le até las manos con las esposas, aquí vi que lo tenía a mis pies…Pellizqué sus pezones, escupí y me encanta sentir como le estimulo. Jugué un ratillo con su culito, siiiiiiiiii, y creo que estaba algo tenso y no disfrutó todo lo que me habría gustado, pero en general creo que le gustó. Hoy no me lamió las axilas, pero el otro día si, lo eché en falta…ya estaba muy, muy, muy cachondo y le puse mi coño en la cara, después mi culo…y le pedí que me follara, siii que se pusiera encima de mí, con una condición, que no se corriera, así que se puso al lío y si, me folló muy rico. Pues aquí paramos un rato y fuimos a cenar que hay que reponer fuerzas y otra vez al lío.

Volvimos a la cama, volvió a lamer mi coñito, me subí a horcajadas encima de él y me lo folle rico y sí, le dejé que se corriera.

Me hubiera encantado que se quedara a dormir conmigo para despertarle estrujando mi coño en su cara.

 

 

 

 

 

Un comentario en “Bajo el sol de la Toscana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s