Mis cafés con I-Día 2

Casi una quincena después, volví a quedar con  I, y de nuevo fue nueva experiencia inesperada, o más bien improvisada. En realidad, le propuse quedar dos días antes, el viernes, pero no podía, así que el mismo domingo me dijo por wasap que si yo quería podíamos tomar un café. ¿De verdad I pensaría que iba a desaprovechar la oportunidad de un café con ella? Así que, a pesar de que fui hecho una piltrafa, sin arreglar, no lo dudé y me acerqué a la misma zona que la otra vez.

Esta vez el tiempo acompañaba, y en cuanto llegó I, y tras los besos y abrazo pertinentes, eligió para el café una terraza al solecito. Venia preciosa, vestido de faldita corta negro, medias negras tupidas, zapato de tacón medio también negro, y una cazadora tipo cuero de color rojo que causaba sensación.  Como dije, una auténtica belleza.

6dc39165-5edc-4348-9a8d-2dfd971186b1La conversación fue un poco distinta que la anterior, en el sentido de que I cogió las riendas y casi no las soltó en toda la tarde, entre cafés y Gintonic, de Seagrams para futuras referencias. Estuve bastante menos nervioso, en parte quizá, porque debido al sol, la mirada de I estuvo oculta tras unas gafas de sol durante más de la mitad del tiempo.

El caso es que charlamos de muchos temas, y por lo menos eso creó un clima de confianza que me reconforta mucho. Esta vez fueron también casi tres horas, aunque por mi podrían haber sido muchas más.

Finalizo, con lo que va a ser la tónica final de estas entradas al diario. Nada de sumisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s