Mis cafés con I – Día 17

Habían pasado varios días sin poder ver a I, y concretamente 23 días en castidad, cuando tuve la oportunidad de ir a verla de nuevo a su casa. Me recibió espectacular, falda de tubo morada, camiseta de cuero y unas medias de rejilla espectaculares, estaba preciosa.

Me invitó a tomar algo, pero acababa de comer y no me apetecía nada, así que se sirvió un café y nos sentamos a charlar. Como he dicho, estaba preciosa, y apenas pude contenerme hasta que terminase el café para acariciarla como a ella le gusta. Las manos dieron paso a la lengua y en cuanto obtuve permiso me encontré oliendo y posteriormente lamiendo su coñito, pudiendo proporcionarle un par de orgasmos.

Fue entonces cuando fuimos a su cama, donde todo se revolucionó, se subió encima de mí y me bajó los pantalones y el gallumbo, empezando a masturbarme con una maestría increíble. Varias veces me llevó al límite, parando entre risas, y callando mis protestas con una sonrisa maquiavélica.

Hasta que se cansó, entonces me puso uno de sus cinturones el cuello y me ordenó arrodillarme en el suelo y seguir masturbándome ante ella. Estuve un rato largo, o eso me lo pareció, esta vez en verdadero CFNM, ya que ella estaba vestida. Al rato, I me dijo que acelerara el ritmo, y cuando le dije que no podría soportarlo, me dijo que siguiese, me arrebató mi polla de la mano y arruinó el inevitable orgasmo. Con una sonrisa en la cara me dijo que limpiase el suelo y su mano. No dudé en hacerlo. (con la lengua, of course).

Nos volvimos a recostar, e intenté paliar mi fracaso en contener el orgasmo dándole otro a I, así que empecé a acariciarla y pronto me encontré comiéndole el culito y acariciándola para acabar la tarde con mejor sabor de boca.

He de decir que todos los episodios estuvieron salpicados de decenas de escupitajos y azotes.

No daba para más, ambos teníamos cosas que hacer y me despidió en la puerta de una forma algo distinta a como me recibió…

Entre parentesis mis apuntes. A ver si tengo tiempo y os cuento un poco de otra historia que me traigo entre manos. Estoy llevando un vainillita a mi oscuro mundo…jjjijijiji.

Besotes bellas y bellos.