Otras formas de quererse son posibles…

P como ya os conté en un anterior post  es un viejo amigo, nos queremos como hermanos y nos follamos con una pasión desenfrenada.

unnamed
Siempre es maravilloso recordar tu culo.

No sé por qué nunca hemos llegado a consolidar nuestra relación, pq si alguien hay en este mundo que me quiera y me cuide es él.

Digamos que he tenido una semana complicada y entradas para el teatro, para 2, a última hora me encontré “compuesta y sin novio”, es decir, que me sobraba una entrada. Removí toda mi agenda para que alguien me acompañara, pues me daba algo de rabia perder la entrada y además la obra merecía mucho la pena. P, M, J, C, I , N “jo I, lo siento, tengo ya planes”. Decidí irme al teatro sola y a la primera persona que me mirara con ojos sinceros regalarle una entrada para el teatro.

Llovía a mares y el tráfico madrileño se hacía terrible, cuando llegué al recinto teatral, recibí una llamada “I estoy llegando, pensabas que te iba a dejar sola”. Se me iluminó la cara, es tan lindo y tan amable conmigo.

Me miró y me dijo en un tono tierno “te voy a abrazar como te gusta”, cierto es, que tipos así te hacen confiar en que aun queda algo del genero masculino que merece la pena.

P es un tío guapo y cuando digo guapo, digo un tío con un físico espectacular, reconozco que a veces cuando voy con él y las tías se vuelven para mirarle me siento como si fuera con George Clooney.

Vimos la obra de teatro y salimos dispuestos a tomar algo, la lluvia había cesado.

– P tomamos una cerveza? Yo la tomaré sin alcohol que en este proceso mio saludable, tb he decidido dejar de tomar alcohol (hace meses  dejé el tabaco).

-NO! (creedme q ese “no” tan rotundo me atravesó el alma). Tengo preparado algo mejor, pero tendrá que ser con alcohol. Relajé la ansiedad que me produjo ese NO y fuimos hacia mi coche. Me dijo vamos a ir a mi casa para estar tranquilos, (fijaos con otro tipo habría tenido la sensación de otra cosa, con él siempre tengo la tranquilidad que todo es con amor y sin dobles intenciones).

Llegamos a su casa y tenía una mesa para cenar con copas, vino (somontano que sabe que me apasiona) y varios platos elaborados por él.

Jo! había salido de currar corre que te corre, se había ido a casa, había preparado una cena y una mesa y se había ido corriendo al teatro.

Cenamos y le conté como me sentía y dijo; “Los hombres somos unos imbéciles, pero sobre todo I, nunca dudes de que eres maravillosa y nosotros unos imbéciles y unos cobardes”.

Me abrazó, me acarició, me masajeó,  me dijo “I esto no va por ahí, yo hoy quiero cuidarte”, y pasó largo rato escuchándome y dándome mimos.

Fue una velada fantástica y me fui por dónde había venido. Nunca o casi nunca dormimos juntos, creo que es como un acuerdo no hablado ni escrito que hace que no nos impliquemos emocionalmente más allá de lo que estamos.

Al día siguiente desperté con un mensaje maravilloso “I eres preciosa. Nunca dudes de eso. Y si alguien a quien le dices lo que piensas con todo el cariño con el que tú sabes hacerlo no consigue entenderte, es que no merece la pena. Aquí quien merece la pena eres tú. No me cansaré cada día decirte que no eres de este mundo”.

Pd.: También quiero agradecer a ese otro “p”, que también me cuida mucho desde la distancia.