¿HAY DIFERENCIAS ENTRE ESCLAVO Y SUMISO?

Aquí os dejo la traducción de un artículo que me ha gustado mucho de Female Supremacy. Agradecer a “g” la traducción. Good boy!

De hecho, las hay.  Siempre he pensado que las hay. Actualmente, mi Dragón está teniendo algunas dificultades por no entender que hay diferencias entre una relación Dómina/Sumiso y una relación Ama/Esclavo.

Nota: A pesar de que puede que no encaje en esta revista en particular, presento este artículo que descubrí en mi búsqueda para intentar definir la diferencia entre los dos.  Voy a escribir sobre la diferencia entre una Dominante y una Ama, ya que también son dos conceptos diferentes .  Y tener una relación Ama / Esclavo NO significa que la Ama sea una sádica, ni que el esclavo sea un masoquista.  Para facilitar la lectura, he marcado en rojo / azul  las palabras “esclavo” y “sumiso” por separado, para no causar ninguna confusión.

Muchos se preguntan si los esclavos existen realmente.  En la forma en que el diccionario y la historia definen la esclavitud, no existen en la mayoría de los países modernos.  (Aunque hay alguna discusión que todavía existen en secreto círculos esclavistas). En los países civilizados la mayor parte de la gente está generalmente de acuerdo en que la propiedad legal de otro ser humano es inmoral y eso lo hace ilegal.  Sin embargo, en el mundo del BDSM, se puede encontrar que algunas de las personas involucradas se llaman a sí mismas con muchos y diferentes términos;  Uno de ellos es el término “esclavo”.  Por supuesto, esto a menudo plantea la cuestión de en que se diferencia un esclavo de un sumiso.

Esta pregunta a menudo es recibida con total hostilidad, con incredulidad sobre la existencia de esclavos y con la idea de que las palabras esclavo y sumiso (como sustantivos) son términos intercambiables dentro del contexto del BDSM.  Muchos no estarán de acuerdo con ninguna de estas ideas, y yo soy una de ellas.  He pasado mucho tiempo hablando con los esclavos en un sincero intento de entenderlos mejor a ellos y a su elección de esta forma de vida, y de juzgar por mí misma si esta es o no una variación saludable de la vida BDSM.

A la pregunta de si existen o no esclavos dentro de BDSM, yo digo que sí.  Pueden que no sean el grupo más numeroso, pero hay bastantes.  ¿Los esclavos son diferentes a los sumisos?  Una vez más, mi respuesta es sí.  Los esclavos tienden a diferenciarse de los sumisos por su forma en  pensar y actuar, por la manera de someterse y por sus expectativas.

Un esclavo tiende a pensar más en blanco y negro.  Tiene muy poco margen de maniobra o grises intermedios en sus opciones de vida.  Tampoco parecen esperar mucho margen de maniobra en las reacciones de su dominante.  Quiero decir, que si un esclavo se siente enfermo y por eso no completa todas sus tareas cotidianas, esperará que el dominante reaccione con el castigo habitual.

Un sumiso puede estar más inclinado a esperar clemencia del dominante porque estaba enfermo.  Un esclavo piensa en que es poseído, más que en someterse.  Para ellos, llevar el collar significa que son una propiedad, y a menudo esto se traduce en la declaración de que no tienen “derechos” “elección” u “opción” para dejar la relación si ésta va mal.  Esto no significa que un esclavo acepte una relación abusiva, aunque sus límites de tolerancia para lo que es abusivo y lo que no parecen ser más altos que los de un sumiso.

Esta creencia en la propiedad deriva de un fuerte compromiso tanto a nivel emocional como mental hacia el dominante.  Hay un nivel de aceptación de la conducta dominante que puede ser más intensa y amplia de lo que muchos sumisos permitirían.  Por ejemplo, cuando un dominante quiere introducir a  un tercero en la relación.

Un sumiso puede exigir que se cumplan ciertos criterios antes de permitir (sí, permitir) que esto ocurra, mientras que un esclavo puede decir: “No es asunto mío; si esto es lo que el Amo quiere, que así sea” y aceptará tranquilamente este nuevo cambio.  Algunos, consideran que este tipo de proceso mental es incorrecto o que, de alguna manera, es provocado por el abuso, pero esto no es necesariamente cierto.
slave-or-submissiveUn esclavo se nutre del hecho absoluto, de que, literalmente, no tienen control sobre la relación o sobre lo que ocurrirá dentro de ella, mientras que un sumiso a menudo conserva cierto nivel de control en la relación.  El proceso mental se centra únicamente en lo que haría más feliz al Amo / Ama y en cómo el esclavo puede agradarle más.  Los sumisos tienden a pensar en sí mismos y en su propio placer, además del de su dominante.

Los esclavos se esfuerzan mucho en ponerse en segundo plano en todas las cosas y en poner a su propietario en primer lugar.  Para ellos, es lo que conlleva ser un esclavo y someterse completamente.  Los esclavos ponen mucho esfuerzo en lograr una paz interior con su posición elegida.  Con esta paz viene la aceptación de sí mismos, y un tranquilo sentimiento de satisfacción.  Perciben el orgullo, la arrogancia y otras emociones parecidas como negativas e inapropiadas para un esclavo.

El comportamiento de un esclavo también es diferente al de un sumiso.  Si escuchas a los esclavos hablar de su comportamiento (o los observas), a menudo hablan de estar aceptando tranquilamente, controlándose a sí mismos en todo momento, manteniendo la forma y otras cosas semejantes.  Parece que se pone más énfasis en el comportamiento del esclavo en todo momento, con menos margen de maniobra.  En muchas relaciones de esclavitud, el esclavo debe usar un título honorífico en todo momento, y no concibe llamar a su Amo / Ama con cualquier otro nombre.

La mayoría de los esclavos consideran que gritos, berrinches, ataques, o cualquier otro comportamiento fuera de control por su parte es reprensible y merecedor de un severo castigo.  Los esclavos ponen mucho énfasis en su comportamiento y en cómo reaccionan ante su dominante.  Mantienen un alto nivel de autocontrol.
Se obligan a sí mismos a tener un comportamiento tan agradable como sea posible.
No encuentran ocasión para un comportamiento provocativo, para cualquier forma de “dominar desde abajo”, ni para manipular al dominante de cualquier otra forma.  Ellos ven la provocación como un “dominar desde abajo”, y el lloriqueo, el engatusamiento o la súplica después de la negación inicial, como un comportamiento manipulador que se centra en las necesidades / deseos del esclavo en lugar de las del dominante, y por lo tanto no son comportamientos apropiados.

Ellos se disuaden de cualquier comportamiento que perciban como diseñado para obligar al dominante a satisfacer una necesidad del esclavo, en lugar de que el esclavo se centre en las necesidades del dominante.  Un esclavo se esforzará por la perfección en la realización de todas las tareas que su Amo / Ama les encomiende, mientras se mantiene atento a cualquier cosa que aunque no se le dijo específicamente que hiciera, piensa que sería del agrado de su dueño.
Un esclavo debe ser muy autosuficiente y capaz, ya que a menudo se pone en él mucha responsabilidad.  Los esclavos a menudo sienten que no deben ser administrados al detalle por su dominante, porque esto no es agradable, a menos que, por supuesto, al dominante le guste hacerlo.
Un esclavo se comportará con el máximo respeto en una situación formal, y con tanto respeto como cualquier situación lo requiera.  (Por ejemplo, los momentos de tranquilidad en casa puede que no requieran un protocolo tan estricto como una parte fiesta formal).  En ningún modo este énfasis en el comportamiento significa que un esclavo no pueda bromear, divertirse, o contar chistes.
Muchos esclavos hacen estas cosas.  Pero lo hacen siempre atentos a la reacción del dominante y cuidando de no ser hirientes o demasiado sarcásticos.  A menos que, por supuesto, al dominante no le guste este tipo de comportamiento, en cuyo caso el esclavo hará todo lo posible por reducirlo.  (Cosa que puede ser muy difícil, y en mi opinión poco saludable, para alguien que tenga un sentido del humor muy juguetón como parte inherente de su personalidad).
Así que por favor, no uséis este artículo para decir que los esclavos no son juguetones, ni tienen sentido del humor ni nada por el estilo porque, simplemente, no es cierto.  Los esclavos tienen la misma variedad de personalidades que todos los demás, y los disfrutan como cualquier otro.
Pero los esclavos tienden a ser mucho más conscientes que algunos sumisos de los límites del dominante a estas actividades.  Tampoco utilizan su juguetón sentido del humor (si lo tienen) para tentar al dominante a jugar con ellos, a menos que al dominante le guste de este tipo de juego de rol.  Básicamente, adaptan sus comportamientos a lo que el dominante prefiere y con los que se siente más cómodo.
Las expectativas que el esclavo tiene del dominante y de la relación a menudo son muy diferentes de las de un sumiso.  Un esclavo no espera que se cumplan sus deseos más allá del soporte a sus necesidades vitales.  Cuando su dominante hace algo por ellos, lo ven como un regalo, no como una obligación.  Los esclavos tienden a ver las cosas que muchos sumisos esperan de una relación, como un lujo no como una obligación.
Esto no significa que un esclavo acepte ser maltratado o tratado como si fuera inútil durante largos períodos de tiempo, solo significa que no esperan todos lo que otros esperan de sus relaciones (como abrazarse cuando lo piden, hablar siempre que quieren hablar, dormir en una cama, etc).  Los esclavos esperan que su relación sea difícil a veces y que su sumisión no sea siempre fácil.
Esperan que se les pida o se les ordene hacer cosas de las que no necesariamente podrán disfrutar porque su enfoque no está en su disfrute o placer, sino en el de su dominante.  Esperan ser tratados como esclavos y no mimados o consentidos.  Esperan ser forzados a superar sus límites y a que esos límites sean superados.  Esperan satisfacer las necesidades de sus dominantes en todo momento y que su dominante no acepte ninguna manipulación ni desobediencia.
Esperan ser usados en todas sus habilidades e incluso entrenados (o enseñados a través de la educación, etc.) para ampliar sus habilidades de modo que satisfagan las necesidades de sus dominantes. No esperan ser consultados en cada decisión, ni que se les pida siempre su opinión, ni cosas similares.
Esto no significa que esperen ser ignorados o tratados como si no importaran, no esperan que esto sea parte normal de la relación, y la mayoría dicen que sus dominantes les piden sus pensamientos, opiniones, sentimientos y otros, y que a menudo los toman en consideración al tomar sus decisiones.

Un esclavo se somete de manera diferente a un sumiso.  Los esclavos no imponen límites a las actividades de sus dominantes.  Un sumiso a menudo tiene límites que su dominante no puede cruzar en absoluto, y otros límites que pueden ser superados previa negociación. Un esclavo no tiene ninguno;  no dirá que el dominante no puede hacer cierto tipo de juego o usar un instrumento específico.

Al principio de la relación (preferiblemente antes de la imposición del collar) puede decirle al dominante que no le gustan ciertas actividades o instrumentos, pero no prohibir al dominante usar / hacer esas cosas.  Esperan que se les pida que hagan cosas que no les gusten especialmente, y lo consideran parte de la sumisión porque para ellos la sumisión no consiste en agradar al esclavo, sino en agradar al dominante.

La mayoría de los esclavos dirán que, debido a esto, es imperativo que el esclavo opte por someterse a un dominante cuyos gustos / o no gustos sean cercanos a los suyos y por lo tanto no se les pedirá u ordenara hacer algo a lo que se opongan totalmente.
Pero incluso entonces, el esclavo esperará que estos límites puedan cambiar con el tiempo y aceptarlo si ocurre.  Un esclavo no cree que pueda dejar la relación.  Algunos creen que una vez que llevan el collar es para toda la vida y no solicitarán la liberación, incluso si sienten que sus vidas están en peligro o están siendo mentalmente / emocionalmente dañados.

Sin embargo, muchas relaciones con esclavos tienen regulada la liberación del esclavo si el esclavo realmente la desea.  Algunos esclavos creen que un esclavo no se puede abusar de ellos, porque el dominante no tiene límites sobre lo que puede hacerles, y si el dominante elige actuar de manera abusiva, entonces esa es su elección.  Sin embargo, esto no parece ser la creencia mayoritaria, aunque también existe.

Muchas de estas diferencias se superponen, y son aplicables también a los sumisos.  Sin embargo, existen en conjunto para la mayoría de esclavos con los que he entrado en contacto.  En mi opinión, un esclavo no es mejor que un sumiso, simplemente es diferente. Algunas de estas características, o incluso todas ellas, pueden existir en un sumiso,.  El principal factor de separación entre los dos parece estar en el tema de los límites dentro de la sumisión.  Un esclavo no establece ninguno, un sumiso lo hace.  La palabra que uno usa para describirse a sí mismo sigue siendo una cuestión de elección personal, y mi intención con este artículo no es decir lo contrario.

Mi intención es ayudar a los demás a entender mejor a los esclavos y a no mirarlos como robots o felpudos sin sentido, porque esos dos términos no encajan con la gran mayoría de ellos.  Si ser o no ser un esclavo es una forma de vida saludable es una cuestión de preferencia personal.  Creo que puede ser una opción muy saludable, aunque otros no están de acuerdo.

Como cualquier relación donde el equilibrio del poder reside en que una persona lo ejerce sobre otra, puede haber abuso.  Pero no veo ninguna razón para decir que esté más extendido entre esclavos que entre sumisos, o en el bdsm en general.

17 comentarios en “¿HAY DIFERENCIAS ENTRE ESCLAVO Y SUMISO?

  1. g

    A pesar de que lo repasé, al leerlo aquí he detectado algunos pequeños errores, pero de todos modos se entiende perfectamente.
    Mis disculpas a la apreciada autora de blog, y a sus lectores.

      1. Edmond

        Yo lo pregunté también porque sé que Ud prefiere FLR a BDSM, y creo que FLR va más con el sumiso que con el esclavo

  2. Edmond

    Este post es leible sin parpadear. Me parece muy bueno. Gracias, I. Gracias g.

    Personalmente estoy de acuerdo en todo excepto en que “Un esclavo no tiene ninguno [límites]; no dirá que el dominante no puede hacer cierto tipo de juego o usar un instrumento específico”.

    Pienso que siempre se tiene algun límite.

    Aunque el texto luego dice un poco más sobre esto de los límites, cuando dice que el esclavo opta por someterse a un dominante de gustos similares (para que el esclavo pueda no oponerse nunca a las órdenes del dominante), y que el esclavo llega a no tener límites solo despues de tiempo.

    Sería el colofón perfecto saber también ya si Ud., I (y como dice el anterior comentario), se quedaría con el esclavo o con el sumiso.

    Será un honor poder hacerle esta tarea de traducción (o alguna otra similar) en otra ocasión. De momento, dejar aquí de nuevo mi agradecimiento.

  3. agaporni13047

    Lo primero: quería pedirte perdón por entrar en contradicción con algunas cosas que has escrito con tanta sensatez y equilibrio, pero dejando claro que lo hago desde el respeto y no la confrontación.

    Desde 2011 venía escribiendo en un blog dedicado a la Dominación femenina que cerré porque no quería que fuese un sitio de “inspiración” para nadie sino mi manera de expresarme, ya que los sentimientos son los que nos inspiran a nosotros individualmente, esto no se aprende; se siente y se vive. Acabo de abrir otro blog que estoy conformando en el que pretendo “cuestionar” con total respeto pero libertad de lo que pienso/siento prácticamente todo lo que se puede leer en la red. Desde dar mi punto de vista de lo que piensan muchas Amas hasta dejar lo que pienso yo sobre la Dominación Femenina aunque parezca contradictorio; y así hasta que le llegue de nuevo la hora al blog.

    Bueno, soy sumiso y hasta hace poco he sido esclavo también aunque en este momento ya no lo sea. No es ninguna contradicción, es que desgraciadamente tuve, no que dejar, sino dolorosamente renunciar a mi Dueña.

    Para mí un sumiso (obviamente verdadero), es también esclavo. No esclavo tal y como nos le vende la “prensa especializada” en Dominación Femenina (que es muy respetable quien sienta que no tiene derecho a NADA salvo lo que decida otorgarle su Ama), pero ser sumiso/esclavo no se elige, nos viene dado como el color de ojos, la estatura o la orientación sexual. Se es sumiso desde el momento del nacimiento, y se es esclavo solamente cuando esa Mujer decide desde la afinidad adueñarse de ti para que la sirvas y, de esa manera ser y también hacerte feliz.

    Ser esclavo es maravilloso, no en el término que entendemos de los campos de algodón de Carolina del Norte, ni de galeotes amarrados al banco de la galera o Espartaco; esclavo en un plano emocional, esclavo como sinónimo de enamorado, porque cuando estás enamorado de tu Ama es cuando realmente la sumisión que sientes te empuja a servir en cuerpo y alma; cuando ese amor por tu Ama hace que quieras entregar todo lo que llevas dentro, desear y ansiar su felicidad, ya que “egoístamente” si tu Dueña es feliz tú lo eres por verla así. Porque estar enamorado de tu Ama deja prácticamente en segundo plano lo físico para dar prioridad a lo emocional y entonces la entrega no tiene fisuras.

    Ser sumiso es tener la capacidad de sentirte inferior a Ella. Ser sumiso es la condición de aceptar sus órdenes, de acatarlas y obedecerlas, de asumir la superioridad de esa Mujer respecto a ti. Ser sumiso es tener la capacidad de amoldarte y sacrificarte por tu Dueña, de buscar su felicidad con tu sumisión.

    Pero ser esclavo es sentir la capacidad mecánica, física, tangible y emocional a la vez; de soportar los castigos que tu Dueña te aplica, de agradecer las caricias, las sonrisas y de ser partícipe de la felicidad que pretendes generar en Ella. Porque si ser sumiso es el software, ser esclavo es el hardware; amabas cosas son intrínsecas al hombre que así siente.

    Por eso digo que ser sumiso/esclavo es lo mismo en un hombre que desee hacer la vida más fácil y alegre a su Ama; porque esclavo lo serás solamente cuando tengas Ama; pero si lo eres, eres sumiso desde el principio al final.

      1. agaporni13047

        ¡Ah, que bien!, pues que alegría me da que un Ama tenga puntos en común con un sumiso que ve la Dominación Femenina como una relación más, fuera de los circuitos BDSM en el que se suele encorsetar la relación y hacerla inamovible; una relación más pero con eso que las hace tan especiales, dejar en manos la entrega de un hombre a una maravillosa Mujer.

        Muchas gracias y buenas tardes.

      2. Anónimo

        Por supuesto que le leeré entero, y cuando tenga el mío totalmente configurado, si no te importa pondré enlaces aque dirijan a este.

        Es que desde mi punto de vista el BDSM se acerca más a lo comercial, a lo visceral de látigos y cadenas que a la esencia de la Dominación Femenina que no es otra cosa que dominar, someterse; en definitiva vivir naturalmente.

  4. Sumiso Peruano

    Excelente Post, Muchas gracias por compartirlo y a G por traducirlo. creo que si hay una distinción y concuerdo con que las dos son posibles. para la siguiente tarea de traducción prometo estar mas atento.

  5. Lambertino

    La verdad es que yo no veo grandes diferencias entre sumiso y esclavo. Me parece mas bien que el autor quiere convencerse a si mismo y convencer a los demás de que existen unas diferencias muy concretas, pero la realidad no creo que confirme ni sus teorías ni sus argumentaciones.

    Mas bien, parece que quiere autoconvencerse para sentirse mejor o para justificarse y, se nota, que le gustan lo que llama esclavos mas que los sumisos, porque el artículo se preocupa de definir a los primeros pero habla muy poco de los segundos.

    A mi, personalmemte me da casi igual que me llamen sumiso o esclavo, no creo que sea necesaria ninguna de las dos cosas. Quizás esclavo me suena algo mejor, pero no por eso voy a coincidir con la pretendida definición que da el articulista.

    Tampoco me importa que una mujer se llame a si misma Ama, dómina, mistress, o lo que prefiera. Mas bien creo que eso no significa casi nada. Si es dominante de verdad lo demostrará con los hechos, con su actitud y no diciendo que es esto o aquello, ni vistiendo botas o llevando una fusta en la mano.

    Una dominadora solo lo és cuando le sale de dentro imponerse frente al otro, que se someterá a ella de buen grado si esto es cierto, si esta actitud es auténtica, pero que se sentirá frustrado frente a una mujer que juega a ser ama sin sentirlo de verdad, a veces por probar algo nuevo, a veces por obtener algo a cambio del sumiso o esclavo.

    Es que las cosas en la realidad no son tan fáciles. Así como abundan los hombres que se dicen sumisos y que solo quieren excitarse sexualmente pasando unos momentos de sometimiento con una mujer para después olvidarse de su sumisión, también abundan las mujeres que quieren sentirse importantes o halagar su vanidad jugando a ser adoradas como amas pero sin sentir realmente esa necesidad de imponerse, de someter al otro, de dominarle de verdad, con todo lo que tiene eso también de responsabilidad.

    Y, mientras unos y otros no asumamos nuestras respectivas responsabilidades, difícilmente el Femdom tendrá futuro. Y, hoy por hoy, aunque este lleno de chicas, de mujeres, que tienen ganas de dominar, lo cierto es que muy pocas se acercan al movimiento Femdom. Y es una verdadera pena, porque si fuéramos todos un poco mas sinceros y dejáramos de lado las tonterías, seríamos seguramente mucho mas libres y felices.

    Por último, decir que me encantaría que las mujeres dominantes se preocuparan un poco de las mujeres oprimidas, utilizadas por los hombres cada vez mas. Me refiero, por ejemplo, a la prostitución de bellas jóvenes casi siempre extranjeras, mujeres esclavizadas y sin derechos que no son defendidas por nadie. Esto si es esclavitud, esclavitud de verdad, hoy, en el siglo XXI. Pensemos en chicas que venden su culo, literalmemte, muy barato, y que tienen que soportar, no por gusto, verdaderas humillaciones un dia si y otro también, para poder dar de comer a sus hijos porque, además, la mayoría son madres.

    Felicidades por el Blog y un saludo cordial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s