Hasta Pronto!

Hace 4 años abrí este blog para intentar contar e informarme de esa pasión que tanto tiempo tuve oculta. 4 años despues he aclarado bastante mi cabeza, pero no he llegado a encontrar lo que busco.

Hace tiempo que vengo pensando en dejar el blog pq ya no aporta demasiada info. Y el resto ya tampoco participáis.

Escribo esto con lagrimas en los ojos, ha sido muy bonito lo que me habéis dado,  ha sido como teneros cerca en muchos momentos.

No es un adiós, es un HASTA PRONTO!

Muchos, muchos Besos

I

collar-femdom-fetish-heels-sahibe-shoes-favim-com-109225_large.jpg

Pd.: Me voy con la foto que abrió este blog y que tanto tiempo ocupó su portada.

Un bebe en mi cama, again!

20170731_194506.jpgEl verano me pone contenta y con muchas ganas de divertirme. Así que eso es lo que hago. El mundo enfermería está de vacaciones, así que mientras me entretengo.

Sigo pensando qué hago con mi enfermero favorito, es tan lindo pero le falta algo que, por ejemplo, le sobra al enfermero vainilla. Al que por cierto, con motivo de un encuentro no muy agradable para mí, abracé. Estaba todo sudado. Notar ese sudor en mis manos, su pecho sudado contra el mío, su olor…ayyy, aun estando en una situación algo complicada, me puso burrísima, creo que es su olor.

Días antes de que el enfermero favorito se fuera de vacaciones pasamos una velada bonita y  le comenté lo de aquella noche.

– Oye J, recuerdas aquella noche que no había dormido? Bueno, pues que quería comentarte que estuve con otro enfermero.
– Ya y? Ya me imaginé que hasta las 11 de la mañana no habías estado mirando las estrellas.
– Y cómo lo sabes?
– Hombre una persona que te habla de que no le gusta la monogamia, será que no la práctica, no?
–  Ah, pensaba que no te gustaba.
–  Bueno gustar no me gusta, pero te gusta a ti, hay opción? Atiendo a todo lo que me dices más de lo que tú te crees.
Total, que omití el resto de cosas que pasaron aquel día y continuamos.

Bueno que me disperso, tenía 23 años las primeras veces que nos vimos. Ahora está en sus 25, llevaba varios días dándome la chapa.

–          I úsame, quiero servirte.

Tiene la ternura y la inocencia de alguien joven pero también el arranque, no tiene aún ninguna mochila a cuestas que le haga frenarse y eso me gusta. Aunque a veces peca de soberbio.

Me hizo una oferta a la cual no pude resistirme.

– I, voy te como tantas veces como quieras hasta que te quedes satisfecha y me marcho sin hablar.
Qué queréis que os diga ¡? Quién puede resistirse a algo así?¡ Te dan placer y ni siquiera te molestan. Así que le dije que sí, que el domingo cuando viniera del campo le avisaba. Llego el día y estaba algo cansada y le dije que lo dejábamos para otro día. Noté como se enfadaba, supongo que algo propio en la juventud cuando te desilusionan.

Al día siguiente le dije que viniera a casa. Estaba ansioso y no podía ni esperar.

–          I puedo ir antes.
Le abrí la puerta con tacones y era algo más alta que él, la verdad es que eso ya de entrada me dió una sensación de superioridad. Me miró y me dijo,

–          Estás preciosa I, qué guapa!
Comenzamos a charlar de nuestras vidas y evitaba mi mirada, me encanta mirarle y que me evite. Me dijo que me daba un masaje, y empezó a acariciar mi espalda, mis piernas, mis pies a la par iba lamiendo.

Habíamos quedado en que si lo hacía muy bien me lo follaba, si lo hacía regular le daba otra oportunidad de mejorarlo y si lo hacía mal no volvería a verme. Bueno pues la segunda vez que este mozo me comía el coño y lo hacía divinamente, me sacó 7 orgasmos.

Lo que vino después, no tiene importancia…

Minirelato Erótico: Refrescante como la sandia

574942_409329252435800_341294944_n

 

Me desperté sudando de la siesta. Mis bragas estaban empapadas por el sudor, me las quite y agarré un rodaja de sandía. Salí a la calle y me senté en el escalón de la puerta, daba la sombra. Enfrente unos hombres trabajaban y me miraban.

Me abrí de piernas para que pudieran ver que no llevaba bragas. Comí con avidez la rodaja de sandía, el jugo me caía por la comisura de los labios y llegó hasta mi coño. Pasé mi mano y restregue todo el jugo por él.

Corté un trozo de sandía que pase por mi entrepierna y comí con avidez. Empezaron a llegar moscas al dulzor del jugo. Primero una, luego otra y otra…sus patitas jugueteaban con mi clítoris y pronto mi orgasmo sería patente.

No pude reprimir varios gemidos, todo ello bajo la atenta mirada de aquellos trabajadores

DFxfj-wWsAAZluU

Quiero ser tuyo…

El destino ha hecho que me vuelva a encontrar con mi enfermero favorito. Después de un tiempo largo volvía a encontrarme con él. Decir que en todo este tiempo, 2 meses aproximadamente, nunca hemos perdido el contacto. Pero mi falta de tiempo hizo que dejaramos de vernos.

 

Cuando llegué a la habitación mi familiar estaba solo, me acerqué al control y pregunté quién era su enfermera.

– J preguntan por ti.

Me entró entre un mezcla de tranquilidad y nerviosismo.

-Hola cómo estás? Me contó el parte y poco más.

Las 4 frases que cruzamos fueron muy correctas y como las de dos perfectos desconocidos.

Pasadas unas horas salí al pasillo para ir al baño público y él estaba con el carrito enfrente de una especie de habitación donde había material de enfermería, en ese momento no habia nadie más y me metió en esa habitación. Sólo entrar en ese lugar lleno de aparatos médicos, tijeras, bisturís…etc, me entró un morbo atroz. En este momento vino la regañina correspondiente, Por qué no me has avisado, blablablabla. Y nos empezamos a besar, a través de su pijama de enfermero era visible sus erección.

-Ahora vas a salir así? Me tomaré un antinflamatorio, me soltó con su gran sentido del humor.

Al ratito empezaron a entrar mensajes en mi movil.

-Hola I. Cuánto me ha alegrado verte. Estás guapisima. Qué alegría más grande. Me has puesto muy malo, bueno nada raro. A qué hora te vas, yo salgo a las 10, me esperas?

-Ok, pero con una condición, llevate el disfraz de enfermero.

-Disfraz? la ropa del curro?

-Si

Le esperé hasta su salida y fuimos a cenar juntos. La verdad es que me encuentro estupendamente con él, es tan lindo. Ya terminando le dije que se viniera a casa.

Ya en casa me empezó hablar del “spitting”, me explicó que había mujeres que quedaban con tios para escupirles y empecé a reirme a carcajada.

-Estoy haciendo el gilipollas, verdad?. Esto ya lo sabías tú más que de sobra.

Me reí a carcajada, pero tenía ganas de jugar. Jugar con él vestido como lo veía en el curro, me daba tremendo morbo y en casa nunca le había visto así. Le pedí que se pusiera el pijama de curro y jugasemos a los cuidados. Verle en mi casa así me puso muy muy borrica, aun no sé por qué nunca se lo propuse al enfermero vainillica.

Me bañó en la bañera con una delicadeza extrema. Me tumbó en la cama, me secó y me puso crema, me masajeo la espalda, las piernas, los pechos y ete aquí mi sorpresa, me dió un masaje exactamente como este. Me volvió loca de placer, y cuando ya había tenído 3 orgasmos plantó su lengua en mi clítoris y me traería un 4º.

Nos quedamos relajados charlando en la cama, cuando vino la frase mágica.

-I quiero ser tuyo, qué he de hacer?

Y aquí estoy, pensado que ha de hacer para ser mio.