¿HAY DIFERENCIAS ENTRE ESCLAVO Y SUMISO?

Aquí os dejo la traducción de un artículo que me ha gustado mucho de Female Supremacy. Agradecer a “g” la traducción. Good boy!

De hecho, las hay.  Siempre he pensado que las hay. Actualmente, mi Dragón está teniendo algunas dificultades por no entender que hay diferencias entre una relación Dómina/Sumiso y una relación Ama/Esclavo.

Nota: A pesar de que puede que no encaje en esta revista en particular, presento este artículo que descubrí en mi búsqueda para intentar definir la diferencia entre los dos.  Voy a escribir sobre la diferencia entre una Dominante y una Ama, ya que también son dos conceptos diferentes .  Y tener una relación Ama / Esclavo NO significa que la Ama sea una sádica, ni que el esclavo sea un masoquista.  Para facilitar la lectura, he marcado en rojo / azul  las palabras “esclavo” y “sumiso” por separado, para no causar ninguna confusión.

Muchos se preguntan si los esclavos existen realmente.  En la forma en que el diccionario y la historia definen la esclavitud, no existen en la mayoría de los países modernos.  (Aunque hay alguna discusión que todavía existen en secreto círculos esclavistas). En los países civilizados la mayor parte de la gente está generalmente de acuerdo en que la propiedad legal de otro ser humano es inmoral y eso lo hace ilegal.  Sin embargo, en el mundo del BDSM, se puede encontrar que algunas de las personas involucradas se llaman a sí mismas con muchos y diferentes términos;  Uno de ellos es el término “esclavo”.  Por supuesto, esto a menudo plantea la cuestión de en que se diferencia un esclavo de un sumiso.

Esta pregunta a menudo es recibida con total hostilidad, con incredulidad sobre la existencia de esclavos y con la idea de que las palabras esclavo y sumiso (como sustantivos) son términos intercambiables dentro del contexto del BDSM.  Muchos no estarán de acuerdo con ninguna de estas ideas, y yo soy una de ellas.  He pasado mucho tiempo hablando con los esclavos en un sincero intento de entenderlos mejor a ellos y a su elección de esta forma de vida, y de juzgar por mí misma si esta es o no una variación saludable de la vida BDSM.

A la pregunta de si existen o no esclavos dentro de BDSM, yo digo que sí.  Pueden que no sean el grupo más numeroso, pero hay bastantes.  ¿Los esclavos son diferentes a los sumisos?  Una vez más, mi respuesta es sí.  Los esclavos tienden a diferenciarse de los sumisos por su forma en  pensar y actuar, por la manera de someterse y por sus expectativas.

Un esclavo tiende a pensar más en blanco y negro.  Tiene muy poco margen de maniobra o grises intermedios en sus opciones de vida.  Tampoco parecen esperar mucho margen de maniobra en las reacciones de su dominante.  Quiero decir, que si un esclavo se siente enfermo y por eso no completa todas sus tareas cotidianas, esperará que el dominante reaccione con el castigo habitual.

Un sumiso puede estar más inclinado a esperar clemencia del dominante porque estaba enfermo.  Un esclavo piensa en que es poseído, más que en someterse.  Para ellos, llevar el collar significa que son una propiedad, y a menudo esto se traduce en la declaración de que no tienen “derechos” “elección” u “opción” para dejar la relación si ésta va mal.  Esto no significa que un esclavo acepte una relación abusiva, aunque sus límites de tolerancia para lo que es abusivo y lo que no parecen ser más altos que los de un sumiso.

Esta creencia en la propiedad deriva de un fuerte compromiso tanto a nivel emocional como mental hacia el dominante.  Hay un nivel de aceptación de la conducta dominante que puede ser más intensa y amplia de lo que muchos sumisos permitirían.  Por ejemplo, cuando un dominante quiere introducir a  un tercero en la relación.

Un sumiso puede exigir que se cumplan ciertos criterios antes de permitir (sí, permitir) que esto ocurra, mientras que un esclavo puede decir: “No es asunto mío; si esto es lo que el Amo quiere, que así sea” y aceptará tranquilamente este nuevo cambio.  Algunos, consideran que este tipo de proceso mental es incorrecto o que, de alguna manera, es provocado por el abuso, pero esto no es necesariamente cierto.
slave-or-submissiveUn esclavo se nutre del hecho absoluto, de que, literalmente, no tienen control sobre la relación o sobre lo que ocurrirá dentro de ella, mientras que un sumiso a menudo conserva cierto nivel de control en la relación.  El proceso mental se centra únicamente en lo que haría más feliz al Amo / Ama y en cómo el esclavo puede agradarle más.  Los sumisos tienden a pensar en sí mismos y en su propio placer, además del de su dominante.

Los esclavos se esfuerzan mucho en ponerse en segundo plano en todas las cosas y en poner a su propietario en primer lugar.  Para ellos, es lo que conlleva ser un esclavo y someterse completamente.  Los esclavos ponen mucho esfuerzo en lograr una paz interior con su posición elegida.  Con esta paz viene la aceptación de sí mismos, y un tranquilo sentimiento de satisfacción.  Perciben el orgullo, la arrogancia y otras emociones parecidas como negativas e inapropiadas para un esclavo.

El comportamiento de un esclavo también es diferente al de un sumiso.  Si escuchas a los esclavos hablar de su comportamiento (o los observas), a menudo hablan de estar aceptando tranquilamente, controlándose a sí mismos en todo momento, manteniendo la forma y otras cosas semejantes.  Parece que se pone más énfasis en el comportamiento del esclavo en todo momento, con menos margen de maniobra.  En muchas relaciones de esclavitud, el esclavo debe usar un título honorífico en todo momento, y no concibe llamar a su Amo / Ama con cualquier otro nombre.

La mayoría de los esclavos consideran que gritos, berrinches, ataques, o cualquier otro comportamiento fuera de control por su parte es reprensible y merecedor de un severo castigo.  Los esclavos ponen mucho énfasis en su comportamiento y en cómo reaccionan ante su dominante.  Mantienen un alto nivel de autocontrol.
Se obligan a sí mismos a tener un comportamiento tan agradable como sea posible.
No encuentran ocasión para un comportamiento provocativo, para cualquier forma de “dominar desde abajo”, ni para manipular al dominante de cualquier otra forma.  Ellos ven la provocación como un “dominar desde abajo”, y el lloriqueo, el engatusamiento o la súplica después de la negación inicial, como un comportamiento manipulador que se centra en las necesidades / deseos del esclavo en lugar de las del dominante, y por lo tanto no son comportamientos apropiados.

Ellos se disuaden de cualquier comportamiento que perciban como diseñado para obligar al dominante a satisfacer una necesidad del esclavo, en lugar de que el esclavo se centre en las necesidades del dominante.  Un esclavo se esforzará por la perfección en la realización de todas las tareas que su Amo / Ama les encomiende, mientras se mantiene atento a cualquier cosa que aunque no se le dijo específicamente que hiciera, piensa que sería del agrado de su dueño.
Un esclavo debe ser muy autosuficiente y capaz, ya que a menudo se pone en él mucha responsabilidad.  Los esclavos a menudo sienten que no deben ser administrados al detalle por su dominante, porque esto no es agradable, a menos que, por supuesto, al dominante le guste hacerlo.
Un esclavo se comportará con el máximo respeto en una situación formal, y con tanto respeto como cualquier situación lo requiera.  (Por ejemplo, los momentos de tranquilidad en casa puede que no requieran un protocolo tan estricto como una parte fiesta formal).  En ningún modo este énfasis en el comportamiento significa que un esclavo no pueda bromear, divertirse, o contar chistes.
Muchos esclavos hacen estas cosas.  Pero lo hacen siempre atentos a la reacción del dominante y cuidando de no ser hirientes o demasiado sarcásticos.  A menos que, por supuesto, al dominante no le guste este tipo de comportamiento, en cuyo caso el esclavo hará todo lo posible por reducirlo.  (Cosa que puede ser muy difícil, y en mi opinión poco saludable, para alguien que tenga un sentido del humor muy juguetón como parte inherente de su personalidad).
Así que por favor, no uséis este artículo para decir que los esclavos no son juguetones, ni tienen sentido del humor ni nada por el estilo porque, simplemente, no es cierto.  Los esclavos tienen la misma variedad de personalidades que todos los demás, y los disfrutan como cualquier otro.
Pero los esclavos tienden a ser mucho más conscientes que algunos sumisos de los límites del dominante a estas actividades.  Tampoco utilizan su juguetón sentido del humor (si lo tienen) para tentar al dominante a jugar con ellos, a menos que al dominante le guste de este tipo de juego de rol.  Básicamente, adaptan sus comportamientos a lo que el dominante prefiere y con los que se siente más cómodo.
Las expectativas que el esclavo tiene del dominante y de la relación a menudo son muy diferentes de las de un sumiso.  Un esclavo no espera que se cumplan sus deseos más allá del soporte a sus necesidades vitales.  Cuando su dominante hace algo por ellos, lo ven como un regalo, no como una obligación.  Los esclavos tienden a ver las cosas que muchos sumisos esperan de una relación, como un lujo no como una obligación.
Esto no significa que un esclavo acepte ser maltratado o tratado como si fuera inútil durante largos períodos de tiempo, solo significa que no esperan todos lo que otros esperan de sus relaciones (como abrazarse cuando lo piden, hablar siempre que quieren hablar, dormir en una cama, etc).  Los esclavos esperan que su relación sea difícil a veces y que su sumisión no sea siempre fácil.
Esperan que se les pida o se les ordene hacer cosas de las que no necesariamente podrán disfrutar porque su enfoque no está en su disfrute o placer, sino en el de su dominante.  Esperan ser tratados como esclavos y no mimados o consentidos.  Esperan ser forzados a superar sus límites y a que esos límites sean superados.  Esperan satisfacer las necesidades de sus dominantes en todo momento y que su dominante no acepte ninguna manipulación ni desobediencia.
Esperan ser usados en todas sus habilidades e incluso entrenados (o enseñados a través de la educación, etc.) para ampliar sus habilidades de modo que satisfagan las necesidades de sus dominantes. No esperan ser consultados en cada decisión, ni que se les pida siempre su opinión, ni cosas similares.
Esto no significa que esperen ser ignorados o tratados como si no importaran, no esperan que esto sea parte normal de la relación, y la mayoría dicen que sus dominantes les piden sus pensamientos, opiniones, sentimientos y otros, y que a menudo los toman en consideración al tomar sus decisiones.

Un esclavo se somete de manera diferente a un sumiso.  Los esclavos no imponen límites a las actividades de sus dominantes.  Un sumiso a menudo tiene límites que su dominante no puede cruzar en absoluto, y otros límites que pueden ser superados previa negociación. Un esclavo no tiene ninguno;  no dirá que el dominante no puede hacer cierto tipo de juego o usar un instrumento específico.

Al principio de la relación (preferiblemente antes de la imposición del collar) puede decirle al dominante que no le gustan ciertas actividades o instrumentos, pero no prohibir al dominante usar / hacer esas cosas.  Esperan que se les pida que hagan cosas que no les gusten especialmente, y lo consideran parte de la sumisión porque para ellos la sumisión no consiste en agradar al esclavo, sino en agradar al dominante.

La mayoría de los esclavos dirán que, debido a esto, es imperativo que el esclavo opte por someterse a un dominante cuyos gustos / o no gustos sean cercanos a los suyos y por lo tanto no se les pedirá u ordenara hacer algo a lo que se opongan totalmente.
Pero incluso entonces, el esclavo esperará que estos límites puedan cambiar con el tiempo y aceptarlo si ocurre.  Un esclavo no cree que pueda dejar la relación.  Algunos creen que una vez que llevan el collar es para toda la vida y no solicitarán la liberación, incluso si sienten que sus vidas están en peligro o están siendo mentalmente / emocionalmente dañados.

Sin embargo, muchas relaciones con esclavos tienen regulada la liberación del esclavo si el esclavo realmente la desea.  Algunos esclavos creen que un esclavo no se puede abusar de ellos, porque el dominante no tiene límites sobre lo que puede hacerles, y si el dominante elige actuar de manera abusiva, entonces esa es su elección.  Sin embargo, esto no parece ser la creencia mayoritaria, aunque también existe.

Muchas de estas diferencias se superponen, y son aplicables también a los sumisos.  Sin embargo, existen en conjunto para la mayoría de esclavos con los que he entrado en contacto.  En mi opinión, un esclavo no es mejor que un sumiso, simplemente es diferente. Algunas de estas características, o incluso todas ellas, pueden existir en un sumiso,.  El principal factor de separación entre los dos parece estar en el tema de los límites dentro de la sumisión.  Un esclavo no establece ninguno, un sumiso lo hace.  La palabra que uno usa para describirse a sí mismo sigue siendo una cuestión de elección personal, y mi intención con este artículo no es decir lo contrario.

Mi intención es ayudar a los demás a entender mejor a los esclavos y a no mirarlos como robots o felpudos sin sentido, porque esos dos términos no encajan con la gran mayoría de ellos.  Si ser o no ser un esclavo es una forma de vida saludable es una cuestión de preferencia personal.  Creo que puede ser una opción muy saludable, aunque otros no están de acuerdo.

Como cualquier relación donde el equilibrio del poder reside en que una persona lo ejerce sobre otra, puede haber abuso.  Pero no veo ninguna razón para decir que esté más extendido entre esclavos que entre sumisos, o en el bdsm en general.

Música y BDSM (2)

Como ya comenté en una anterior entrada, el BDSM o mejor la sumisión está implícita en algunas canciones.

En aquella  entrada ya os hablé de Doctor Deseo. En su último disco lo vuelve hacer con este tema.

El Placer de Conspirar de Doctor Deseo

Que este beso
Sea un verso desesperado
Por colarse entre tus piernas.
Que tu saliva
Sea una ola tempestuosa
Surfeada por tu lengua
Donde mi piel se ahogue.
Y ahora me atas
Y me preguntas si soy tu esclavo.
Y yo te digo SÍ­, por supuesto.
Que tus palabras,
Que con cariño dicen barbaridades,
A veces tiernas, A veces sucias,
¡Ay, mi amor, qué bien me sientan!
Que fantasí­a y realidad
Hoy van juntas de la mano.
Yo te cuido,
Tú me cuidarás a mí­.
El placer de conspirar,
Poner el mundo del revés,
Como dos niños traviesos.
Una chispa en la mirada.
Es el momento
De asaltar el Paraíso.
Ahora tú mandas,
Ahora soy yo,
Luego los dos,
Después mejor,
Ninguno.
Y así bailando,
Tan divertidos, tan despreocupados,
Haremos que Sodoma y Gomorra
Sean solo un juego de niños.
Que fantasía y realidad
Hoy van juntas de la mano.
Yo te cuido,
Tú me cuidarás a mí.El placer de conspirar,
Poner el mundo del revés,
Como dos niños traviesos.
Una chispa en la mirada.
Es el momento
De asaltar el Paraíso. 

Otro tema que me ha llamado la atención ha sido “I’m your man” de Leonard Cohen, una manera muy bonita de cantar la entrega a una mujer.

I’m Your Man de Leonard Cohen

(Traducida)

Si quieres un amante
haré todo lo que me pidas
si quieres otro tipo de amor
me pondré esta vieja máscara por ti
y si quieres un compañero,
toma mi mano
o si quieres golpearme con rabia
aquí estoy,
soy tu hombre

Si quieres un boxeador
saltaré al ring por ti
y si quieres un médico
examinaré cada pulgada de ti
si quieres un conductor
súbete
o si quieres dar una vuelta conmigo
sabes que puedes,
soy tu hombre

Pero la luna es demasiado brillante
la cadena está demasiado apretada
la bestia no se irá a dormir
me he estado moviendo entre esas promesas para ti
que hice y que no puedo cumplir
Pero un hombre nunca consiguió hacer que una mujer vuelva
arrodillándose
Pero yo gatearía por ti, nena
y caería a tus pies
y aullaría a tu belleza
como un perro en celo
y me agarraría a tu corazón
y lloraría entre tus sábanas
y diría por “favor, por favor”
soy tu hombre

Y si tienes que dormir
un rato, en carretera
yo conduciré por ti
y si tienes que hacer la calle sola
desapareceré por ti
Si quieres un padre para tu hijo
o simplemente quieres pasear un rato conmigo
por la arena
soy tu hombre

Pero la luna es demasiado brillante
la cadena está demasiado apretada
la bestia no se irá a dormir
me he estado moviendo entre esas promesas para ti
que hice y que no puedo cumplir
Pero un hombre nunca consiguió hacer que una mujer vuelva
arrodillándose
Pero yo gatearía por ti, nena
y caería a tus pies
y aullaría a tu belleza
como un perro en celo
y me agarraría a tu corazón
y lloraría entre tus sábanas
y diría por “favor, por favor”
soy tu hombre.

Si quieres un amante
haré todo lo que me pidas
si quieres otro tipo de amor
me pondré una máscara por ti
y si quieres un compañero,
toma mi mano
o si quieres golpearme con rabia
aquí estoy,
soy tu hombre

 

(original)

If you want a lover
I’ll do anything you ask me to
And if you want another kind of love
I’ll wear a mask for you
If you want a partner
Take my hand
Or if you want to strike me down in anger
Here I stand
I’m your man
If you want a boxer
I will step into the ring for you
And if you want a doctor
I’ll examine every inch of you
If you want a driver
Climb inside
Or if you want to take me for a ride
You know you can
I’m your man
Ah, the moon’s too bright
The chain’s too tight
The beast won’t go to sleep
I’ve been running through these promises to you
That I made and I could not keep
Ah but a man never got a woman back

Not by begging on his knees
Or I’d crawl to you baby
And I’d fall at your feet
And I’d howl at your beauty
Like a dog in heat
And I’d claw at your heart
And I’d tear at your sheet
I’d say please, please
I’m your man
And if you’ve got to sleep
A moment on the road
I will steer for you
And if you want to work the street alone
I’ll disappear for you
If you want a father for your child
Or only want to walk with me a while
Across the sand
I’m your man
If you want a lover
I’ll do anything that you ask me to
And if you want another kind of love
I’ll wear a mask for you

Otro de los temas en el que claramente se habla de sumisión es ” I wanna be your dog” de The Stooges. Recuerdo ver un vídeo (es el que os pongo) hace bastantes años, cuando el FemDom sólo era parte de mis fantasías, en el que Iggy Pop ladraba y salía sin camiseta gritando “quiero ser tu perro”, qué excitación me producía ver y escuchar todo eso en conjunto!.

Si a mi un tío me dice “I wanna be your dog” la que cae rendida a sus pies soy yo 😛

I wanna be your dog – The stooges

(Traducida)

Un caos
Te quiero aquí
En mi habitación
Te quiero aquí
Ahora vamos a estar
Cara a cara
Y voy a poner la derecha abajo
En mi lugar favorito

Y ahora quiero
ser tu perro
Ahora quiero
ser tu perro
Ahora quiero
ser tu perro
Bueno vamos

Ahora estoy listo
Para cerrar los ojos
Y ahora estoy listo
Para cerrar mi mente
Y ahora estoy listo
Para sentir tu mano
Y perder mi corazón
En las ardientes arenas

Y ahora quiero
ser tu perro
Y ahora quiero
ser tu perro
Ahora quiero
ser tu perro
Bueno vamos

(original)

So messed up
I want you here
In my room
I want you here
Now we’re gonna be
Face-to-face
And I’ll lay right down
In my favorite place

And now I wanna
Be your dog
Now I wanna
Be your dog
Now I wanna
Be your dog
Well c’mon

Now I’m ready
To close my eyes
And now I’m ready
To close my mind
And now I’m ready
To feel your hand
And lose my heart
On the burning sands

And now I wanna
Be your dog
And now I wanna
Be your dog
Now I wanna
Be your dog
Well c’mon

Y esto es todo por el momento, si conocéis más temas donde se trate la sumisión me gustaría conocerlos.

Azotes

I

3 NON-VANILLA SEX ACTS THAT ARE ACTUALLY GOOD FOR YOU, ACCORDING TO SCIENCE

 

Society says no, but science says yes.
ZEYNEP YENISEY FEB 19, 2016

A lot of people spend their time worrying whether or not their sexual desires and practices fit in with what society deems “normal.” Well, fret not my friends, because that’s a hot load of garbage. Some of the allegedly “taboo” sex acts society savagely judges and looks down upon are actually really, really good for your relationships and mental health, and the ones labeled “normal” are the ones that, well, kinda suck. We dug deep into three sexy topics that might be secret to happiness. Enjoy.

BDSM.
Contrary to popular belief, freaky sex is good for you. Seriously.

According to a study published in the Journal of Sexual Medicine, people who like who like bondage, hot wax, and other Fifty Shades of Grey-style kinks scored significantly higher on various mental health tests than their one-position-lights-off counterparts. That may be hard to believe, considering how nipple clamps don’t always seem that sane, but you can’t argue with science.

In that study, 902 BDSM lovers, and 434 non-kinky people were surveyed on their personalities, overall well-being, attachment style, and sensitivity to rejection. Analysis of the questionnaires revealed that those who embraced the kink were less neurotic, more secure in relationships, had a better time dealing with rejection, and were generally mentally healthier than the vanilla participants.

Interestingly enough, BDSM is listed in the latest edition of the Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, a.k.a. the psychiatrist’s bible, meaning kinky people are thought to have some sort of mental abnormality. I think we can categorically call bullshit on that one, because people who love so-called “boring” sex are statistically crazier than kinky people. Who knew.

Lead author of the study, Andreas Wismeijer, told LiveScience that BDSM aficionados probably scored higher on the mental health questionnaires because they’re more aware of their sexual desires, and they don’t feel the need hide anything from their partners. We already know that bottling up emotions of any kind, including sexual ones, takes a huge toll on mental health, so it only makes sense that kinky people would have better mental health than those who are potentially sexually frustrated.

Casual sex.
According to a study of 371 college students conducted by researchers at NYU and Cornell University, those who admitted to sleeping around reported better general well-being, lower stress levels, and higher self-esteem compared to those who follow the relationship-sex-only rule. Who would have known that being promiscuous could make you so, so happy?

Now, one thing to keep in mind is that casual sex only makes you a happy camper if you do it for the right reasons. If you’re having sex with any rando that crosses your path because you want to rebound after a shitty breakup, or to numb your lack of self-worth, you’re going to end up feeling even worse about yourself, so don’t do it. If you’re sleeping around because you’re always horny and absolutely love sampling as many vaginas as humanly possible, go for it.

Open relationships and polyamory.
Most people frown upon polyamory, but little do they know that couples who are in open relationships are way, way happier, and more fulfilled than the naysayers. If honestly and openly dating more than one person at a time is your cup of tea, this pertains to you.

One of the secret ingredients to a successful relationship is communication, which is where a lot of traditional couples fall short. Polyamorous couples have a relationship built on honesty, trust, and obviously, openness, so there is no lying or sneaking around. Unlike cheating monogamous people.

If polyamorous Ken really hits it off with polyamorous Stacie, he talks about it with his girlfriend, polyamorous Barbie, who is also dating polyamorous Todd at the same time. Barbie is okay with Stacie, Ken is okay with Todd, and everyone is happy. The end.

So there you have it. There’s more to life than just “man + woman + relationship = sex.” Get out there and taste some new flavors. It’s good for your health.

Me llena de orgullo y satisfacción…

Sí, me llena de orgullo y satisfacción todas las cosas que me decís, es tan bonito…Hoy me he despertado con dos mensajes que quiero compartir con vosotros.

Uno está en los comentarios de ayer…

Buenas noches I,
No sabes cuanto me alegro de saber que te voy a poder tener un poco más cerca. Ahora sólo te falta un instangram con esas fotos tan maravillosas que haces.
Vengo aquí a decirles a todos que eres una mujer fantástica, que aquel que tenga la oportunidad de conocerte que no lo deje sólo en un polvo, que más allá de follar como las diosas (os prometo que jamás he follado tan bien que como con ella) es una mujer que merece mucho la pena que conozcáis más allá del sexo.
Puedo decir sin despeinarme, que es la mujer más inteligente que he conocido, una conversación sobre política, economía o cualquier cosa que se os ocurra os dejará ensimismados. Es inteligente, guapa a rabiar, con energía a tope, con un estilazo que no os dejará indiferentes. Dulce y cariñosa como no podéis imaginar, con una voz que levanta a los muertos.
Insisto si tenéis la suerte de poder conocerla, no lo dejéis en un polvo, porque es de esas mujeres que te dejan huella. Con un sentido del humor que puede tenerte riendo toda la tarde.
Invitarla a una copa o una cena, sé que esto no la gusta, seguro que os dirá, soy una mujer independiente no hace falta que nadie me pague una copa. Es cierto, lo es y mucho, si además os la ganáis y os cocina no querréis apartaros nunca de ella.

Ahora te estarás comiendo el coco pensando quien soy, no te comas la cabeza y piensa solo que soy un tio al que le hiciste inmensamente feliz.
Besitos en el ombligo como tú dices

Y el otro este,

muy buenos días Adorable I,

me alegro de que hayas vuelto de nuevo y con más energía que nunca. Quizás el vainillismo es solo una expresión de conformismo, de falta de imaginación, de miedo a expresar algo diferente o un cierto desinterés. En este caso se podría aplicar a otros tipos de relaciones que se dicen más abiertas pero que luego en la práctica no lo son tanto y caen también en la caricatura.

Una relación femdom puede llegar a ser aburrida y al contrario una relación vainilla puede ser inventiva y muy satisfactoría. Así que más allá de las etiquetas importan las personas. Te lo dice un individuo que se dedica a inculcar pizcas de femdom a mujeres vainilla que le gustan. El resto se queda en la imaginación al igual que para la mayoría de los hombres que sienten atracción por la femdom.

¿Y por qué disfrutan tanto tus sumisos contigo? Por la frustración acumulada y sobre todo por ti. Conocer a una mujer más que maravillosa, adorable, que inspira admiración y sumisión, es una suerte enorme. Pero que además esa mujer, no solo responda a los deseos de uno, sino que los adelanta cumpliendo sus propios deseos, es algo casi divino, que ocurre nunca. Una correspondancia perfecta. The perfect match.

El disfrute de la sumisión (o mejor dicho de ser sometido) reside en la cabeza (de ambos), no tanto en las prácticas. Es aceptar de entregarse a una persona que te atrae. Y la entrega moral es más complicada de conseguir que la entrega física y da más placer.

Yo no soy ni el amo, ni el sumiso que buscas pero sí, me encantaría conocerte.
Por cierto, muchas gracias por el gif de tu post, es absolutamente genial.

Un saludo

Ca-OW7oXIAE-xMI

No me cansaré de agradecer todas vuestras muestras de cariño, mil gracias. Amor infinito por todos vosotros.

I

Al otro lado de la cama

A veces, creo que me gustaría probar el otro lado, si, la sumisión, pero la sumisión con “peros”, qué es esto?.

a29ea3eb6b31dde99bdb6766e087eaf7Pues que cuando veo a mis perros atados, con los ojos tapados, pellizcandoles…etc y noto las sensaciones que les produce y la cara de satisfacción que ponen, siento un poquito de envidia. A veces he creído que me gustaría probar esto, con “peros” qué quiero decir, pues que me gustaría algo muy light, como un par de cachetes en el culo,-no creo que soporte cuatro-, atarme un poco las manos, taparme un poco los ojos y poco más.

No creo yo ser switch, pero reconozco que tengo mucha curiosidad por eso, pero como digo, algo muy, muy suavito, no me gusta la humillación ni el dolor, así que todas esas putadas que yo hago, de momento, no quiero probarlas.

Qué opináis, seré switch?

Pd.: Creo que es la primera vez en la vida de este blog que utilizo la etiqueta “switch” y es que siempre me han dado mucha tirria.

1 x 1

Me encanta que me bañen, es algo que ya he comentado en alguna ocasión. Me parece un acto muy hermoso, cerrar los ojos y sentirse abrazada por la espuma y las manos de otra persona. En apenas un metro cuadrado conseguimos componer el puzle para tomar el baño. Cierro los ojos, siento el frio del champú y noto como lava mi cabeza, es tan suave el movimiento que parece un masaje. Abro los ojos y está ahí, observándome. Se agacha en una esquina de la ducha y frota mi cuerpo con total delicadeza, el olor a limón impregna el ambiente.

vascarpa 0041

Miro hacia abajo como enjabona mis pies, pantorrillas, muslos, es una imagen muy evocadora verle allí, de cuclillas, frotándome el cuerpo. Le agarro de la barbilla y le presiono contra mi entrepierna, me siento muy poderosa, en este momento tal como me mira podría hacer casi cualquier cosa con él. Le espeto algunas palabras tales como “te empotraría contra la pared” y su erección se hace patente. Pone un poquito de jabón en la palma de su mano y lo pasa por mi vulva y mi culito, es todo tan delicado. Me aclara con mucho cuidado y mimo, primero agua caliente y luego agua un poco más fría. Salgo yo primero, se apresura a salir y abrigarme con la toalla.

Creo que recibir un baño así es un bonito acto de sumisión y adoración, tener ahí a tu bichito cuidándote te hace sentir muy poderosa y muy ama.

Cómo servir bien a tu amita….

sirvienteLevántate de la cama con cuidado, igual tu amita quiere seguir durmiendo. Ponte a limpiar la casa para que cuando ella despierte estés listo para ella. Cuida los ruidos, a tu amita no le gusta el ruido del aspirador.

Prepara un desayuno con zumo de naranja natural, café recién hecho y molido y 2 tostadas con aceite de oliva y tomate.

Llévalo a la cama, tu amita se alegrará mucho de recibir el desayuno y quizá, quiera que la acompañes en la cama. Habla en susurro, quizá tu amita aun no está muy despierta y puede molestarle la voz alta.

Después de desayunar proporciona uno o varios orgasmos a tu amita. (Si tu amita es como yo, seguro que lo que quiere es q la huelas el coñito un rato largo :P).

Ahora ya bien relajadita dale un masaje en la espalda, piernas, pechos, utiliza cremas con olores frescos.

Ya está lista para comenzar el día!!!

¿Por qué me siento una Diosa?

Hace tiempo la Dama lo dijo mejor que yo, así que como ni le sobra ni le falta una coma, os plasmo aquí por qué me siento una Diosa;

Lo explico en 10 puntos. En esta primera parte, hablaré sobre el aspecto externo o público de sentirse dama.

– Los 5 primeros…cuando tu dama se manifiesta públicamente:

1- Porque soy consciente del poder que ejerzo con mi físico sobre los hombres y me encanta (ellos no producen el mismo efecto en mí, por muy guapos que sean, pero yo sí que percibo como se doblegan en forma de piropos y miradas).

2- Porque gracias a estos encantos físicos se postran ante mí. Hay muchas maneras de postrarse: abriéndote una puerta, llenándote el vaso de agua cuando está vacío, cediéndote su chaqueta en una noche fría…

3- Porque cuando converso con ellos sobre temas diversos (ya sea política, sociedad, cultura…etc.) se dividen en dos bandos claramente diferenciados, como cuando Moisés separó en dos masas de agua el mar Rojo:

– Los que se sienten intimidados y se alejan y/o te evitan.

– Los que ponen los ojos como platos y se sienten atraídos hacia ti como si además de dama, fueses un imán.

En este segundo grupo, están los adoradores potenciales (o más curtiditos, en busca de damas potenciales o con experiencia). Valoran tu cerebro de dama, pero no pierden de vista tu escote 😉 Tanto en un caso, como en el otro, las grandes seguimos siendo nosotras.

4- El hecho de ser damas, no implica que nos bailen el agua, sino que los auténticos adoradores buscan retarnos, incluso sacarnos de nuestras casillas para engrandecernos más. Les excita nuestra auto superación y por eso nos pondrán a prueba. Nosotras somos las que elegimos cuando, cómo y dónde, pero eso no implica llevar siempre la iniciativa… sería aburrido.

5- Porque la mayor satisfacción existente, es cuando por fin logras hablar sin pelos en la lengua con un adorador sobre el asunto, y hay una declaración de intenciones. Para mí, una relación dama (D)-adorador (A) implica compromiso y fidelidad. Él es exclusivamente mío y sólo me colma de atenciones a mí. ¡Que lo hubiera encontrado antes otra! Por su parte, él sabe de sobra que dama no hay más que una; la suya, o sea YO.

– Los 5 siguientes puntos del decálogo…La Dama “privada”.

6- Odio hacer las tareas de la casa y por eso mismo mi adorador siempre está dispuesto a cumplirlas todas. Es bastante raro que tenga que exigírselo porque, antes de que yo pueda apreciar una mota de polvo, él la habrá hecho historia (limpieza, economía doméstica, compras, lavadoras, plancha…). Es el mejor invento jamás creado por la naturaleza… ¡que le den por saco a la Polti!

7- Es un excelente cocinero y repostero. Sabe cuales son mis platos favoritos y además cumple las labores del mejor de los nutricionistas; dieta sana y equilibrada. No tengo que poner un pie en la cocina (primeramente porque no me da la gana y segundo porque él lo hace gustosamente antes de que yo inspire aire) y él se encarga de poner y quitar la mesa y el lavavajillas. Se mueve como pez en el agua entre los puestos de frutas y verduras y en las grandes superficies comerciales, sabiendo qué comprar al mejor precio pero sin menospreciar la calidad.

8- Me ayuda con las obligaciones del trabajo y/o los estudios y los recados externos más aparatosos. Pasa al ordenador textos y apuntes, elabora documentos e informes por mí y para mí, va a la biblioteca a por los libros que necesito, se ocupa de los asuntos bancarios sin tener que desplazarme, va a la tintorería a recoger mi traje de chaqueta, a comprar el regalo de cumpleaños de mi mejor amiga…

9- Mi adorador no sólo me libera de los deberes más pesados y pringosos, sino que me regala todos los momentos de relax que yo le pida y siempre atiende mis caprichos. Sabe dar masajes corporales con aceites, cremas y geles; después de un duro día fuera de casa, no hay nada mejor que una sesión de caricias completa sobre la cama, con un poco de incienso o un buen baño con sales, espuma y velas… También resulta delicioso un tentempié nocturno y un masaje de pies para olvidar la tortura de los tacones cuando vuelves de juerga con tus amigas una noche de sábado, habiéndose quedado él expresamente en casa para ese menester (a pesar de que podía haberse ido con sus amigos por ahí).

Sabe hacer pedicuras y manicuras, lo que supone un ahorro de tiempo y dinero para su Dama, lava mi cuero cabelludo y me frota el cuerpo con la esponja, hace de mi asesor personal aconsejándome que ropa me queda mejor en función de mis gustos y hasta puede ayudarme a vestirme (siempre que yo lo quiera así, claro está).

Sale de compras conmigo sin rechistar e incluso me obsequia con un montón de regalos (unos vaqueros, una colonia, un conjunto de ropa interior, el último número de rimmel resistente al agua, un CD de música, un libro, una caja de bombones…). Yo no controlo sus cuentas, pues recuerdo que se trata de una persona independiente con su propio espacio, pero son tantos los deseos de complacerme, que tendré las manos llenas de bolsas antes de que me pueda dar cuenta.

10- En el ámbito puramente sexual, que es el protagonista real de este artículo, todo se transforma en cuento… de damas 😉 Mis orgasmos están por encima varios niveles de los suyos propios, por eso mi adorador se caracteriza por ser un AMANTE de pies a cabeza.

Una Dama inconsciente puede disfrutar de las relaciones sexuales, pero cuando conoce a su adorador se transforma de pronto en multiorgásmica porque por fin ha dado con la persona adecuada, dispuesta a adaptarse a lo que REALMENTE como mujer ella desea: sexo oral -5 minutos, 20, 40, una hora, dos horas…-, masturbación, vibradores, consoladores, juegos de roles, posturas, caricias, besos, morbo, deliciosa perversión…¡Está dispuesto a hacer lo que sea! (siempre desde un mutuo acuerdo y sin pasar a la humillación-sumisión extrema en nuestro caso). Su placer es mi placer, por eso no existe el tiempo cuando se trata del goce de su Dama. Yo decido cuando y cómo practicarlo. No me siento obligada a tenerlo ni todas las noches ni una vez al mes…sino cuando me lo pida mi libido.

Mi adorador además, cuida su cuerpo y su figura y siente la necesidad de ajustarse a mis gustos corporales masculinos. Si quiero que se depile, lo hace, si me apetece que tonifique su cuerpo y vaya al gimnasio lo hará también, si deseo que limpie la casa con tan sólo un delantal mostrándome su apetecible cuerpo, no rechistará en hacerlo…claro que cuando haga eso no podré contenerme y tendré que indicarle que deje la fregona y me practique una buena sesión de sexo oral…¡ayyysss! es lo que implica ser una Dama, tendré que proseguir con la lectura de mi revista más tarde y él con la limpieza después.

Pero sin duda alguna, lo mejor de la DF es, que puede tomarse como una forma de vida o como un juego temporal. No es ni mucho menos necesario enfocarlo como una doctrina o algo excesivamente serio. Tan sólo se trata de nuestra diversión y disfrute y por eso cada pareja pone sus normas y elige cuanto tiempo desea practicarla. A mí también me gusta convertirme de vez en cuando en su puta, y ser yo la que le sirva o simplemente no practicar durante un tiempo ningún jueguecito.

Aunque debo confesar, que cuando te encuentras con tu Dama interior, es muy difícil desengancharse del rol, y cada vez te haces más consciente de las ventajas que implica y de lo realizada que te sientes como mujer dominante (y él, encantado de que así sea y sin ganas de parar).

Yo ya he encontrado a mi adorador perfecto….¿y tú?

Unas braguitas para mi bichito

lenceria-femenina-mostrada-por-hombres-28Era Abril o quizá Mayo,  los días anteriores habían sido caluroso, pero ese día llovía a chaparrón. Decidí cambiar mi ropa de invierno por la de verano. Cambié mis jerseys de cuello alto por camisetas de tirantes, vaqueros por faldidas cortas fresquistas. En un bloque de ropa encontré un picardías de blonda morada con topos más oscuros. Era un vestidito de tirantes con corte imperio, ya sabéis corte debajo del pecho, “cazuelas” con la forma de los pechos y vuelo hasta la cadera, al final de la faldita lo completaban dos pequeños volantes del mismo tono oscuro de los topos y un mini tanga, vamos un tirachinas morado oscuro y un triángulo de blonda morada con topos más oscuros.

Bichito estaba limpiando el baño, (No os he hablado nunca de las tareas del hogar, verdad?) me acerqué y le vi de rodillas desnudo solo con un calzoncillo, limpiando la taza del wc, podéis imaginar todo lo que se me vino a la cabeza con la lencería que llevaba en mis manos,  me acerco al baño y le digo –Mira qué he encontrado!- con una sonrisa maliciosa me dice –I te pondría muy húmeda que me ponga esa lencería para ti, verdad -, no tuve que responder nada, se puso el picardías y siguió limpiando. La regla era la regla y su erección debía ser visible siempre para mí, me acerqué y le dije, -ese rabo duro debe estar fantástico bajo este tirachinas- sonríe y dice –I ese tanga es minúsculo, no me lo voy a poder poner-, – sí, sí mira- le ayudo a meterse el mini tanga, en ese pequeño triángulo solo consigue tapar media erección y las pelotas le cuelgan por los lados del triángulo. Le mando que continúe con las tareas de limpieza mientras yo sigo doblando ropa y cambiando de lugar.

De vez en cuando, sigilosa, lo vigilo desde el pasillo, me excita mucho esta nueva situación, pero le falta algo. Es la hora de cambiar calzado de invierno por sandalias de verano, ohhh siii mis superbotas altas negras de tacón. He de decir, a nuestro favor, bichito usaba mi mismo pie con lo cual compartiamos a parte de mi lencería, mis tacones. Si bien es cierto que el pie de una mujer no es igual que el del hombre y a bichito a veces mis zapatos le apretaban. Sigilosamente me acerco al baño con un par de botas negras en mis manos y se las lanzo desde la puerta al centro del baño, -ponte eso- le espeto. Se da la vuelta de rodillas, me mira y me dice –eres maravillosa-, vuelvo a colocar mi ropa en mi habitación y viene con todo el modelito puesto. Me muero de ganas por follármelo, pero antes voy a dejarle sufrir un poco, se queja de que las botas le aprietan, -Bichito has de limpiar tb el baño azul- le cambia la cara hacia un gesto de enfado, no me gustan esas muestras en su cara, lo que hace que me enfade yo y lo que pensaba iba a ser un polvo fantástico se va a convertir en un castigo para mi bichito.

Ya estoy cansada de colocar calzado, le llamo –mete todos esos zapatos en cajas-, los guarda y se acerca cariñoso, le digo –estoy enfadada contigo, no me gustan esos gestos que haces, así que ahora va a tener tu castigo”, me tumbo en la cama con las piernas colgado y le ordeno que se arrodille y me huela el coño, siento la punta de su nariz por mi clítoris y me excito, el sigue oliendo, lleva un rato de rodillas y oliendo, 15 minutos quizá eso me pone burrisima, estoy muy húmeda, le digo que lama mi coño como solo él sabe que me gusta. Mi respiración se entrecorta, mi abdomen se contrae, creo que me voy a correr, siii, me hace ver el cielo, nadie me come el coño como él, ahora le pido que me folle, con ganas. Se pone de pie me la mete toda hasta dentro, me vuelvo a ir. Soy multiorgásmica y la novedad de hoy ha sido una fiesta para mi excitación así que consigo irme 4 veces. Bichito me dice – amita puedo correrme?- -No, estás castigado. A ver si aprendes que no puedes hacer esos gestos con la cara y hacerme visible tu enfado-

Continuará…

Estereotipos y demás parafernalia

Siempre he dicho que era una dómina sin estudios y bueno en parte es pq no conocía muchas de las definiciones que rodean al mundo BDSM y sobre todo pq no me siento nada identificada con el “estereotipo de ama”, qué quiero decir con esto?

Supongo que muchos de vosotrxs me imagináis envuelta en cuero, latex o vinilo con unas botas hasta la rodilla o por encima de ella que tiene a los hombres a sus pies. Algunxs lo imaginaréis,  pero muchxs otros creeréis que debe ser así e incluso pensaréis que lo que se salga de esto no es una Ama.


No comulgo para nada con estos cánones. Es más, verme “disfrazada” de esa manera me hace sentir incomoda, pq para mí es eso, un disfraz. Soy dominante y no pq me guste vestirme como “CatWoman”, sino porque sentir la entrega de mi sumiso sometido es lo que me hace sentirme dueña y señora.

Y vosotros qué opináis y sobre todo vosotras?