Entre enfermeros anda el juego

Pfff, pues llevo una semana para contar esto y no sé ni como hacerlo. Creo que es una de las situaciones más morbosas que he vivido en mi vida y a la par la que también no me hace sentir muy bien.

Hace unos días fuí a una fiesta, en esa fiesta imaginé que coincidiría con el enfermero vainillica. Como ya os dije en post anteriores me sigue dando un morbo increible y esto me asustaba un poco. Él llegaría más tarde y desde el minuto 1 estuvo excesivamente cariñoso conmigo, cosa que me agrada muchisimo, mejor así que comportarse como un gilipollas (apunta N ahora que sé que sigues leyendo ;)). Llegó el momento de irnos, se acercó y me preguntó; -venís a tomar algo?. No las tenía todas conmigo pq mi amiga se marchaba y yo quedarme con un grupo de gente donde no conocia a nadie no me apetecía nada. Pero me lié la manta a la cabeza y accedí a ir a tomar algo. Fuimos caminando varias personas por la noche madrileña, que es algo que me apasiona. No sé cómo, terminamos él y yo sólos caminando. Hasta ese momento todo había sido muy correcto, aunque como digo anteriormente desde el minuto 1 percibí su interés, no me daría cuenta de sus intenciones hasta que subimos a su casa un momento y me rozó la tripa con la mano.

Salimos de su casa y fuimos a un garito de copas, me sentí muy agusto ya que él estuvo todo el rato pendiente de mí, integrandome constantemente con el grupo de gente con quien estaba. La conversación era muy interesante y me sentía muy cómoda allí con él hasta que de repente empieza a hablarme del blog.

Bueno meteré un inciso aquí, en un momento de la noche me estaba acariciando la axila y una tia se me acercó y me dijo, cómo te lo pasas tú sola… ahí estaba yo solita tan ensimismada con mi axila.

Me moría de la vergüenza de saber que estaba leyendo todo lo que había puesto, pero seguimos entre risas hablando de “mis cochinadas”. De repente me dijo “I te puedo invitar a una copa” y eso en el código vainilla solo tiene una lectura.

Cerraron el garito y me invitó a tomar la última en su casa, de camino a su casa ya le entré, para qué perder más el tiempo. Paseamos por un parque mientras el relataba cada cosa de mi, es un tunante pq quería hacerme sentir muy bien, y la verdad es que lo consiguió.

Ya en su casa me pidió que me quedara a domir y así hice. Aunque dormir, lo que se dice dormir no dormí nada. Me comió enterita, con ganas, como sabe que me gusta. Facesitting, culito, me lo folle rico rico. Follar con N es una delicia. Conoce muy bien mi cuerpo, como estimularme, como hacerme gozar. Me hubiera molado gozarmela más, pero a las 11 de la mañana tuve que irme corriendo a una reunión familiar. Ahí dejé al enfermero vainillica bien palote y sin haberse corrido ni una vez (hola N!). Como digo salí corriendo y no me dió tiempo ni a ducharme, así que me llevé todos nuestros fluidos puestos.

Ya en la reunión familiar recibo un mensaje de mi enfermero favorito. -Hola I, qué haces? Comemos?

La verdad es que estaba muertita de sueño pero no me gusta dejar tirada a la gente con la que quedo y le dije;

-No he dormido nada, estoy muerta. Anoche de fiesta y luego he tenido reunión familiar, aun estoy con ellos. Pero bueno vente a casa a las 14horas.

Total que me enredé y llegué 15 minutos tarde. Mi enfermero favorito ya me estaba esperando, subiendo el ascensor empezó a besarme y a decirme que le daba mucho morbo con esa ropa que llevaba (al otro enfermero tambien, pq me estuvo relatando todo el modelito que llevaba puesto diciendome q le daba un morbo atroz), abrí la puerta de casa y empezó a bajarme las medias; Oh my dog! me quiere comer el coño y yo estoy sin duchar.

-J espera que me queiro dar una ducha que estoy toda sudada de toda la noche, además en algún baño no había papel, dejame que tome una ducha rápida.

– Ni hablar! mejor toda sudadita, mmm con lo rica que estás.

Así que mi enfermero favorito empezó a comerme el coño de rodillas en mitad del pasillo, yo no podía parar de pensar en el rabo del enfermero vainillica dentro de mi. La verdad es que no podía quitarme de la mente todos esos fluidos en mi y a J lamiendo mi coño como si no hubiera mañana, todo aquello me produjo una excitación extrema, tanto que la humedad me corria por las pantorrillas, J estaba emocionado.

– Madre mía I, hoy si que estás a tope.

Cierto es que fue una situación supermorbosa, pero creo que no me porté bien, aunque insistí en varias ocasiones en pegarme una ducha y no me dejó.

Maquetator

WhatsApp Image 2017-03-15 at 15.33.31Reconozco que le estoy cogiendo el gusto a esto de ser dómina y pedir a los perretes que trabajen para mi. Hasta ahora nunca me había atrevido a ejercer este poder que parece que tengo. Muchas veces los perros se ofrecen hacer cosas para mí, y muchas, más por vergüenza que por ganas no he aceptado, pero a veces a la fuerza ahorcan así que en esta ocasión decidí que podía hacer uso de algun perro estúpido.

Mi situación laboral está cambiando y para ello he tenido que preparar un montón de documentación, hacer unas presentaciones. El trabajo es un tanto aburrido.

Un día conversando con el Sr.O le expliqué toda la movida que tenía que montar y pensé en que él lo podría hacer.

Nunca os he hablado de este impresentable, pero voy a aprovechar para hacerlo ahora y contaros como he aprovechado sus servicios.

El Sr. O es un perrete que conocí hace años, el tipo es la cosa más cagona con la que me he cruzado, hasta tal punto que ni se atrevía a darme su teléfono, se volvía loco conmigo pero se cagaba por la pata down. Yo insistía en pedirle el teléfono y él siempre se negaba. Me contaba que era un directivo de una compañía y bla bla bla bla, hasta que ya veis, las armas las carga el diablo y el imbécil del Sr. O, me envió un correo desde la cuenta de su trabajo. No se puede ser más idiota! jijijiji

El Sr.O no me quería dar su teléfono y de golpe y porrazo recibí un montón de información privada suya. Aún recuerdo como se arrastraba acojonadito. jajajja. Imaginad, el tío no quería darme su teléfono y de repente tenía, el nombre de su empresa, el lugar donde estaba ubicada, teléfonos, su correo y su super cargo de super jefazo.

El Sr.O como os digo,es un mierdecilla y como tal hay que tratarle, así que ni corta ni perezosa le dije:

– Oye tengo que preparar un trabajo de la hostia y no tengo ni tiempo, ni ganas. Por lo tanto, te envío por correo la documentación para que maquetes las presentaciones.

Y así fue como todo el trabajo de mis próximos 3 meses ha sido realizado por él.

Me gusta esto de tener perros solo para hacer trabajo y otros perros para que me coman los bajos….

Pd.1: Sr. O tienes trabajo pendiente

 

Soy una suertuda…

c2izrejw8aqrxnz

Pues sigo con la vida complicada, así que ahora mismo lo que más me anima es escribir, este nuestro blog, y además pq tengo cosas que contar.

El viernes a eso de las 10.30 recibo un mensaje:

– Hola I estás en el hospital?

– No, hoy estuve por la mañana, estoy aquí  en casa tirada en el sofá.

El siguiente  mensaje ya no lo leí, mi enfermero favorito me invitaba a tomar unas cañas. Esto ya lo leería por la mañana junto con otro enviado a las 9 que decía, “bueno, entonces desayunar”. Le contesté que tenía la mañana algo liada y que me era imposible, a lo que me contesto “pues entonces me pondré a limpiar mi casa con un delantal  y un tanga”. Imaginad todo lo que se me vino a la cabeza, a lo que contesté “mejor sin tanga”.

Seguimos hablando y le dije q tenía el día libre que si quería podíamos comer juntos. Me dijo q le invitara a comer y me daba un masaje….ahhh es que no os lo he contado. Mi enfermero favorito es fisio y profesor de pilates en sus ratos libres.

Así que le dije que se viniera a comer a casa. Trajo vinos y pasteles y un arsenal de cremas, pomadas para mis lumbares.

Me dio un masaje descontracturante que me dejó nueva, para terminar de relajarme con una comidita de culo maravillosa. Le pedí que se masturbara para mí y como en otras ocasiones, este tb se moría de vergüenza y agachaba la cabeza, me acerqué y le pedí que se corriera en mi mano que luego restregaría por su lindo rostro jijijiji.

Por la noche a mi me tocaba hospital y al él guardia, así que fuimos juntos. Esta mañana a las 8 estaba en la puerta de la habitación de mi madre y me dice “te llevo que hace mucho frío” le dije que me esperara en la cafetería a q llegara mi relevo. Y vinimos a casa, hemos estado perreando y ahora le tengo dándome un masajito en los pies mientras escribo (sigo manteniendo el secreto de esto) Y a qué no sabéis q me ha contado, este hombre es una caja de sorpresas.

– Sabes I, eso de lamer la corrida me ha recordado a una cosa, una vez una tía, en esta postura (véase foto) me masturbo hasta que me corrí en mi propia cara….ayyyyy adoro a esa mujer! qué peazo de tía grande!!!

7aea1f82-41c2-41a1-8489-65b9ec745773

Bueno y ahora a ver si me comen el coñito. Au revoir!

Nurse

Hola!

Hace mucho que no me paso por aquí y es que la vida no me está tratando muy bien últimamente.

Os deseo muchos azotes para este nuevo año. El mio no ha podido empezar peor, salvo por algo que me ha pasado este último fin de semana.

El personal sanitario me empiezan a dar un morbo atroz, comencé mi periplo con el dentista, para continuar con mi vainillica enfermero, y bueno como os comentaba, la cosa no está yendo muy bien y muy a mi pesar me está tocando hacer algunas noches en el hospital. Esto me ha servido para hacer una pequeña amistad con el enfermero que atiende a mi familiar.

La cosa empezó hace dos semanas, las noticias de los médicos no eran nada halagüeñas y me derrumbé, salí al pasillo en la soledad y el silencio de la noche y rompí a llorar, mi enfermero favorito se acercó y se sentó conmigo en el suelo, pasó su brazo por mis hombros y me abrazó, me abarcó con sus brazos y me besó tiernamente en la mejilla. Agradecí mucho esa muestra de cariño. Volví a ese sillón horrible a ver si conseguía echar una cabezadita. Conseguí dormir hasta las 6 a.m que vino a hacer un análisis a mi familiar. La luz me despertó, abrí los ojos y le sonreí, me acarició en la pierna y me dijo duerme otro rato ya no os molestaran hasta pasado un rato. Me volví a acostar pero ya no conseguí dormir, empecé a escuchar los carros de los auxiliares, gente caminando…etc. Pensé que sería un buen momento para bajar a desayunar antes que mi familiar despertara y ya me fuera imposible abandonar la habitación hasta que viniera mi relevo.

Esperando el ascensor apareció él, J.M. Sin su pijama blanco, se marchaba ya a casa. Hasta ese momento no reparé en lo follable que estaba mi enfermero favorito. Ya en el ascensor me dijo:

– Estás más tranquila? Me llamo J.M. que antes no te dije ni como me llamo, y tú? I

– Muy bien I, te marchas ya a descansar? No, he de esperar a que llegue mi relevo, aprovecho que duerme para ir a desayunar.

– Te apetece que desayunemos juntos. Claro!

Nos fuimos a la cafetería del Hospital a desayunar juntos. Hablamos de mi familiar, y de lo mal que están las urgencias y del desastre de la sanidad madrileña. Nos despedimos con un abrazo. Él se marchó a su casa y yo volví a mi lugar.

Al día siguiente yo no fui y no le vi. Dos días pasaron hasta que volví a ver a mi enfermero favorito, parece que el destino se estaba poniendo de mi lado y coincidimos en los “mismos turnos”. El caso es que J.M. como que se interesaba mucho por mi familiar. Pasaba varias veces por la habitación. Una de esas tardes a la hora de irme volvimos a coincidir en el ascensor.

-Ya te marchas I. Si, ya está bien, llevo aquí desde las 15 (eran las 22h).

El iba con su pijama blanco pero con una mochila lo que me hizo sospechar que igual él también se marchaba.

-Tú ya acabas? Si, ya me marcho y este finde tengo libre. Y entre risas le digo yo también, al fin no tengo que venir.

Nos despedimos, yo fui hacia mi coche y el hacia otro lado. Al día siguiente nos volvimos a ver en la habitación y me saludó serio. Yo pensé que se había acabado nuestro flirteo hasta que me para en el pasillo cuando iba al baño y me dice,

-Si tienes el finde libre podíamos tomar algo, toma mi tlf y si te hace me pegas un toque.

Ya sabéis lo panfila que soy para estas cosas, pero finalmente me decidí a enviarle un wapp.

– Hola Soy I, la familiar de la hab 14. Se quien eres, imposible olvidar esos ojos.

Mi enfermero favorito consiguió ruborizarme, el caso que finalmente quedamos. Él me hizo una proposición muy interesante. “Quedamos para unas cañas, si me aguantas te invito a cenar y si no, te vas por donde viniste” y así hicimos, la tarde se me pasó volando. Fuimos a cenar y seguimos con las risas, fue una tarde/noche muy entretenida y muy agradable.

Le comenté el morbo que me daba la enfermería y que sería muy molón “jugar”. Y hete aquí que mi enfermero favorito me dice, a mi tambien me da mucho morbo, pero cambiamos los roles, tu la enfermera. Ayyyy cortocircuité!

La cosa se enredó un poco y acabamos en mi casa. Y me lié de nuevo la manta a la cabeza y le escupí en la cara y le pegué algún que otro pellizco y no pasamos de una bonita comida de coño y un polvo vainilla.

Hoy le he vuelto a ver en el hospital y me echaba miradas de complicidad y me sonreía. En una de las visitas a la habitación me dice, cuando me vas a volver a escupir?.

Ay, yo estoy todo nerviosa, quiero jugar con este muchacho, pero me da miedito asustarle, creo que voy a guardar mi secreto, a ver qué pasa.

c2embrqwiaayyme

Say Hello!

ayyyy!!! me meo! Estate ahí quietecito, perro estúpido!

tumblr_mjd03hvy5o1qm01b9o1_1280

mmmm, qué a gusto me he quedado! Me voy a limpiar…

tumblr_mjd03hvy5o1qm01b9o2_1280

Déjalo todo bien limpito, chucho!

 

tumblr_mjd03hvy5o1qm01b9o3_1280

Ahora la cara B…

tumblr_mjd03hvy5o1qm01b9o4_1280

GOOOOD DOOOOG!!!

tumblr_mjd03hvy5o1qm01b9o5_1280

Telepaja, digame?

b98931aa-b9fd-4199-9083-1c08fb10e9fb

Creo haber hablado en alguna ocasión de lo mucho que me gusta poner caliente a los tíos por teléfono.

Me encanta agarrar el teléfono e ir explicando al perrete como se tiene que masturbar, cuando le tengo a puntito, llega mi orgasmo. Con gemidos a través del teléfono, para terminar diciendo “muy rico, querido. Adiós” y ahí se queda el perrete pidiendo más (supongo que se terminará su paja), suplicándome “espera no te vayas”.

Es algo tan maravilloso dejarle ahí con su paja a medias.