FemDom en el cine

Llevo tiempo fijandome que en muchas series/peliculas, hay escenas explicitas de FemDom, cosa que me agrada mucho. Anteriormente siempre hemos visto a mujeres sumisas comiendole el rabo a un tio/amo. Ahora es cada vez más común encontrar escenas donde las que mandan son las mujeres.

Una de ellas es Marco Polo

Weeds es una de las series de la cual guardo un grandisimo recuerdo. Aún recuerdo a Nancy Botwin poniendole el coño en la cara a su jefe, además en esta época era cuando yo estaba aprendiendo mucho sobre FemDom. Una de sus escenas estrella.

Aquí aquella maravillosa escena, donde pasa de besos y le lleva a oler su coñito.

Esta escena de la pelicula Blow Cut.

Esta de la pelicula Mi gran aventura sexual

Central Park West

Smallville

 

Y sin duda, dónde más escenas FemDom hay es en Billions, me gusta pq además no son las tipicas escenas de sexo explicito.

 

Esto es todo lo que yo he encontrado en cuanto a FemDom, en cuanto a macho dominante hay cientos, pero ese no es mi negociado, ya sabéis. Conocéis alguna más?

I, ese hombre

De I ya os he hablando en otra ocasión, le conozco hace ya muchos años, es un tipo encantador, no pasa semana sin interesarse por mí. Cada Lunes tengo un mensaje de él preguntandome cómo estoy.

I: Buenos días Señorita, qué tal?
Adorable I: Buenas lindo. Bien. Y tú?
I: Yo bien, ya sabes, vida rutinaria con pocos sobresaltos
Adorable I: Bendita rutina!
( Aquí entre medias hubo una conversación que no os interesa)
I: Y el amor?
Adorable I: Pffffff. Jajaja. No me quiere naiiiide
I: Anda anda!!! Tú que no quieres, estoy seguro q tienes 100 correos esperando respuesta
Adorable I: Pfffff, pero esos son todos pajilleros. Jijijjj
I: Pajilleros no creo, hombre si hablas con un chavalin de 20 años quizá
Todo es más fácil siendo tía 🙂
– Adorable I: No te creas. A ti pq no te han visto. Mmmmmm, Ñam
– I: Q va, a mi si q no me quiere nadie, he mandado algún correo pero al mencionar que tengo pareja la cosa no progresa. Normal… en fin, la vida
Adorable I: Claro
I:En el caso opuesto, que una tía le dijera a un tío que le deje comerle la polla de vez en cuando el tío estaría encantado, independientemente de que la chica tuviera hijos, estuviera casada con el rey de españa…. Qué diferentes somos!
Adorable I: Pero eso es pq las mujeres somos sororas
Y vosotros unos sin vergüenzas 🙂
I: Cierto, no te quito razón
I: Voy a tener q explorar esa vía
Adorable I: Cuál?
I: La de un tío
Adorable i: A mi me parece fetén
I: Ya te contaré
Adorable I: Siiii
Jooo
Seguro q hay algún amo interesado
Pq tú quieres sumisión, no?
I: Seguro que es mas humillante, así que tiene sentido
Adorable I: Mmmm. Q morbo me daria mirar
Y eso q los amos me caen fatal
I: No jodas, que vergüenza!
Adorable I: Mmmmmm. Q morbazooo
I: Jajajaj, que tia
AI: Es serio te lo digo
I: No te preocupes que si llego a algo ya te contaré
AI: Si encuentras un amo me podrías invitar
I: Imposible, eso me da una vergüenza atroz
AI: 😭
Me haría tremendamente felíz
I: Mejor encuéntrame tu un ama y que te invite
AI: Vergüenza conmigo?
AI: Pero eso ya no me da tanto morbo
I: De primeras contigo, con el que sea y conmigo mismo. Me costará asimilarlo, pero bueno, es lo que hay. Ya te iré contando
AI: Anda ya!Conmigo no tienes q tener vergüenza
Estoy segura q soy la unica persona con la w hablas de estos temas y te sientes agusto
I: Eso si mira, ahí tienes la exclusiva de mis excentricidades personales
Adorable I: Ves?
Pues pq no mirar para ver si lo haces bien
Imaginate ahí y yo dandote ordenes
Yijaaa
I: Pues porque me muero, con un tio no se me va a poner dura, eso seguro
Adorable I: Y pq no.? Y conmigo si
I: Porque existen diferencias básicas entre la anatomía masculina u femenina
Adorable I: Jajajajja. La verdad es q una cola ahí colgando es horrible. Sin embargo unos pechos.
I: Eso es
Adorable I: Jajjajajaja
I: Ya te iré contando

Esto es un hombre entregado a la sumisión y a la humillación. A ver si aprendéis. Y yo que soy una depravada ya he puesto mi cabeza a dar vueltas…qué situación tan ponedora.

gay_lamiendo_sus_pies_desnudos

A estos dos jovencitos les hacía yo tas, tas.

 

 

Pd.: Mientras le pedia permiso  para publicar esta conversación, me ha dejado este mensajito.

Pero pon una línea abajo de “amas interesadas en un tipo majo contactar aquí”

Cuatro etapas para el cornudo

Agradecemos a g.- la rápida traducción del texto, a este paso se va a convertir en el perrete traductor oficial de Los mundos de I.

Bien, me parece que, cuando las circunstancias lo permiten, vale la pena ampliar la experiencia del cornudo para que el sumiso aproveche al máximo los subyugadores efectos de cada etapa.
(Restricciones en la vida del sumiso. En cada una de las cuatro etapas se aplicaran las siguientes restricciones. El sumiso nace de nuevo a la virginidad, se mantiene en castidad, no habrá tenido un orgasmo durante un buen tiempo y no tendrá otro durante otro buen tiempo).

Etapa 1: una ubicación diferente. Lo dejarás solo en casa, posiblemente con una lista de quehaceres, mientras te vas a tener sexo con otro. Él sabrá exactamente lo que sucederá. Tú se lo habrás dicho. Cuando vuelvas a casa, se lo puedes contar todo con todo lujo de detalles. Quizás harás que te lama mientras se lo cuentas; y él se dará cuenta con todos sus sentidos de que hace poco que has tenido mucho sexo. Sexo mutuo, gratificante, recíproco e íntimo que él nunca disfrutará y nunca tendrá.

Etapa 2: una habitación diferente. Tal vez la etapa 1 solo haya sucedido una vez, tal
vez varias veces, pero luego viene la etapa 2. Tu amante vendrá a casa. Tu sumiso debe arrodillarse ante la puerta de la habitación y escuchar, o bien estar atado en otra habitación y escuchar TODO lo que suceda a través de un monitor para bebés. Antes de que tu amante se vaya, deberá darle las gracias por haberle proporcionado a su esposa un placer sexual íntimo totalmente satisfactorio que él nunca podrá darle.

Etapa 3: Amordazado y atado en la misma habitación. Con las muñecas atadas detrás, e, idealmente, atado por los huevos a la barandilla de los pies de la cama y con la polla preparada para recibir fuertes golpes y / o aplicaciones de Deep Heat* o similar.
Cuando esté llorando, la excitación de los amantes aumentará y él verá como se satisfacen completamente el uno al otro, se acurrucan juntos para descansar, y tal vez repiten la tortura de su polla y vuelven a hacer el amor más dulcemente.

Etapa 4: Ayuda. Con su dispositivo de castidad puesto, vestido de niña estilo sissy, inquieto, y en pie al lado de la cama exhibiendo plenamente su castidad. Cuando se leindique, dará o retirará a los amantes lo que le pidan: vibradores, masajeadores,
consoladores, arneses, lubricantes y todo lo que necesiten para su placer. Deberá lavar cualquier objeto que haya sido insertado y terminar su limpieza con una toallita higienizadora. Será ignorado en todo lo que no sea esa recogida y entrega de materiales.
Cuando finalmente termine el sexo, los amantes se acurrucarán y se dormirán para descansar mientras el marido se quedará quieto, esperando su despertar. Soñando con la intimidad, el sexo y la cercanía de su esposa. Él la verá disfrutando pero nunca se permitirá hacerlo con él.

NOTAS: Dos usos para el marido cornudo que no he mencionado
El consolador humano. En caso de que uno de los amantes disfrutara con la penetración, podría ser atado en la cama boca arriba a un lado de la gran cama. Con un collar se le mantiene la cabeza muy quieta. Se le pone un consolador mordaza en la boca, de manera que lo mantenga hacia arriba. Uno de los amantes se sienta sobre su cara para empalarse en el consolador. Él no tendrá los ojos vendados. Le pellizcará los pezones hasta que gima y quizás sus lágrimas fluyan. El otro amante se sentará sobre su pecho y ambos amantes se besarán y se acariciarán apasionadamente. Se moverán arriba y abajo y ella presionará su clítoris con masajeadores. Tras disfrutar de enormes orgasmos, los amantes caerán suavemente en medio de la cama, dejando a un lado a su dildo humano e ignorándolo mientras continúan el acto sexual. El collar solo le permite ver el techo, mientras escucha con tristeza, frustración y asombro. Oye la respiración pacífica del sueño mientras los amantes descansan durmiendo. No tiene ni idea de lo que sucederá cuando se despierten.

La jabonera humana. El macho cornudo estará de rodillas, con las muñecas aseguradas a la espalda y su dispositivo de castidad, que habrá estado funcionando durante muchos, muchos días, puesto. Se arrodillará junto la parte central de una larga bañera sosteniendo con la boca una gran pastilla de jabón. Su esposa y su amante se sentarán en cada extremo de la bañera, llena de agua caliente y de suaves burbujas.
Beberán champaña mientras le ignoran por completo. Después de unos veinte minutos, su esposa se arrodillará en el baño y su amante cogerá el jabón de la jabonera humana, y la lavará y acariciará con sus manos suaves y resbaladizas por el jabón, deteniéndose aquí y allá. Al terminar volverá a ponerle en la boca la pastilla de jabón húmeda.
Entonces el amante se arrodillará y su esposa se pondrá de pie. El marido, desnudo y
sexualmente negado, verá como las manos del amante exploran el cuerpo resbaladizo y jabonoso de su esposa, disfrutando de lo que nunca se le permite y nunca se le permitirá hacer. Ocasionalmente, la barra de jabón húmedo puede ser presionada en su boca.
Terminado el baño, los amantes se levantarán y se secarán con suaves y calientes toallas. Secos y contentos, arrojarán las toallas sobre la cabeza del cornudo y saldrán, apagando la luz. Él se quedará solo con las toallas mojadas sobre su cabeza y la barra de jabón en la boca. No tiene ni idea de por cuanto tiempo.

https://msscarletuk.wordpress.com/2018/02/10/four-stages-of-cuckolding/

Hasta Pronto!

Hace 4 años abrí este blog para intentar contar e informarme de esa pasión que tanto tiempo tuve oculta. 4 años despues he aclarado bastante mi cabeza, pero no he llegado a encontrar lo que busco.

Hace tiempo que vengo pensando en dejar el blog pq ya no aporta demasiada info. Y el resto ya tampoco participáis.

Escribo esto con lagrimas en los ojos, ha sido muy bonito lo que me habéis dado,  ha sido como teneros cerca en muchos momentos.

No es un adiós, es un HASTA PRONTO!

Muchos, muchos Besos

I

collar-femdom-fetish-heels-sahibe-shoes-favim-com-109225_large.jpg

Pd.: Me voy con la foto que abrió este blog y que tanto tiempo ocupó su portada.

Un bebe en mi cama, again!

20170731_194506.jpgEl verano me pone contenta y con muchas ganas de divertirme. Así que eso es lo que hago. El mundo enfermería está de vacaciones, así que mientras me entretengo.

Sigo pensando qué hago con mi enfermero favorito, es tan lindo pero le falta algo que, por ejemplo, le sobra al enfermero vainilla. Al que por cierto, con motivo de un encuentro no muy agradable para mí, abracé. Estaba todo sudado. Notar ese sudor en mis manos, su pecho sudado contra el mío, su olor…ayyy, aun estando en una situación algo complicada, me puso burrísima, creo que es su olor.

Días antes de que el enfermero favorito se fuera de vacaciones pasamos una velada bonita y  le comenté lo de aquella noche.

– Oye J, recuerdas aquella noche que no había dormido? Bueno, pues que quería comentarte que estuve con otro enfermero.
– Ya y? Ya me imaginé que hasta las 11 de la mañana no habías estado mirando las estrellas.
– Y cómo lo sabes?
– Hombre una persona que te habla de que no le gusta la monogamia, será que no la práctica, no?
–  Ah, pensaba que no te gustaba.
–  Bueno gustar no me gusta, pero te gusta a ti, hay opción? Atiendo a todo lo que me dices más de lo que tú te crees.
Total, que omití el resto de cosas que pasaron aquel día y continuamos.

Bueno que me disperso, tenía 23 años las primeras veces que nos vimos. Ahora está en sus 25, llevaba varios días dándome la chapa.

–          I úsame, quiero servirte.

Tiene la ternura y la inocencia de alguien joven pero también el arranque, no tiene aún ninguna mochila a cuestas que le haga frenarse y eso me gusta. Aunque a veces peca de soberbio.

Me hizo una oferta a la cual no pude resistirme.

– I, voy te como tantas veces como quieras hasta que te quedes satisfecha y me marcho sin hablar.
Qué queréis que os diga ¡? Quién puede resistirse a algo así?¡ Te dan placer y ni siquiera te molestan. Así que le dije que sí, que el domingo cuando viniera del campo le avisaba. Llego el día y estaba algo cansada y le dije que lo dejábamos para otro día. Noté como se enfadaba, supongo que algo propio en la juventud cuando te desilusionan.

Al día siguiente le dije que viniera a casa. Estaba ansioso y no podía ni esperar.

–          I puedo ir antes.
Le abrí la puerta con tacones y era algo más alta que él, la verdad es que eso ya de entrada me dió una sensación de superioridad. Me miró y me dijo,

–          Estás preciosa I, qué guapa!
Comenzamos a charlar de nuestras vidas y evitaba mi mirada, me encanta mirarle y que me evite. Me dijo que me daba un masaje, y empezó a acariciar mi espalda, mis piernas, mis pies a la par iba lamiendo.

Habíamos quedado en que si lo hacía muy bien me lo follaba, si lo hacía regular le daba otra oportunidad de mejorarlo y si lo hacía mal no volvería a verme. Bueno pues la segunda vez que este mozo me comía el coño y lo hacía divinamente, me sacó 7 orgasmos.

Lo que vino después, no tiene importancia…

¿HAY DIFERENCIAS ENTRE ESCLAVO Y SUMISO?

Aquí os dejo la traducción de un artículo que me ha gustado mucho de Female Supremacy. Agradecer a “g” la traducción. Good boy!

De hecho, las hay.  Siempre he pensado que las hay. Actualmente, mi Dragón está teniendo algunas dificultades por no entender que hay diferencias entre una relación Dómina/Sumiso y una relación Ama/Esclavo.

Nota: A pesar de que puede que no encaje en esta revista en particular, presento este artículo que descubrí en mi búsqueda para intentar definir la diferencia entre los dos.  Voy a escribir sobre la diferencia entre una Dominante y una Ama, ya que también son dos conceptos diferentes .  Y tener una relación Ama / Esclavo NO significa que la Ama sea una sádica, ni que el esclavo sea un masoquista.  Para facilitar la lectura, he marcado en rojo / azul  las palabras “esclavo” y “sumiso” por separado, para no causar ninguna confusión.

Muchos se preguntan si los esclavos existen realmente.  En la forma en que el diccionario y la historia definen la esclavitud, no existen en la mayoría de los países modernos.  (Aunque hay alguna discusión que todavía existen en secreto círculos esclavistas). En los países civilizados la mayor parte de la gente está generalmente de acuerdo en que la propiedad legal de otro ser humano es inmoral y eso lo hace ilegal.  Sin embargo, en el mundo del BDSM, se puede encontrar que algunas de las personas involucradas se llaman a sí mismas con muchos y diferentes términos;  Uno de ellos es el término “esclavo”.  Por supuesto, esto a menudo plantea la cuestión de en que se diferencia un esclavo de un sumiso.

Esta pregunta a menudo es recibida con total hostilidad, con incredulidad sobre la existencia de esclavos y con la idea de que las palabras esclavo y sumiso (como sustantivos) son términos intercambiables dentro del contexto del BDSM.  Muchos no estarán de acuerdo con ninguna de estas ideas, y yo soy una de ellas.  He pasado mucho tiempo hablando con los esclavos en un sincero intento de entenderlos mejor a ellos y a su elección de esta forma de vida, y de juzgar por mí misma si esta es o no una variación saludable de la vida BDSM.

A la pregunta de si existen o no esclavos dentro de BDSM, yo digo que sí.  Pueden que no sean el grupo más numeroso, pero hay bastantes.  ¿Los esclavos son diferentes a los sumisos?  Una vez más, mi respuesta es sí.  Los esclavos tienden a diferenciarse de los sumisos por su forma en  pensar y actuar, por la manera de someterse y por sus expectativas.

Un esclavo tiende a pensar más en blanco y negro.  Tiene muy poco margen de maniobra o grises intermedios en sus opciones de vida.  Tampoco parecen esperar mucho margen de maniobra en las reacciones de su dominante.  Quiero decir, que si un esclavo se siente enfermo y por eso no completa todas sus tareas cotidianas, esperará que el dominante reaccione con el castigo habitual.

Un sumiso puede estar más inclinado a esperar clemencia del dominante porque estaba enfermo.  Un esclavo piensa en que es poseído, más que en someterse.  Para ellos, llevar el collar significa que son una propiedad, y a menudo esto se traduce en la declaración de que no tienen “derechos” “elección” u “opción” para dejar la relación si ésta va mal.  Esto no significa que un esclavo acepte una relación abusiva, aunque sus límites de tolerancia para lo que es abusivo y lo que no parecen ser más altos que los de un sumiso.

Esta creencia en la propiedad deriva de un fuerte compromiso tanto a nivel emocional como mental hacia el dominante.  Hay un nivel de aceptación de la conducta dominante que puede ser más intensa y amplia de lo que muchos sumisos permitirían.  Por ejemplo, cuando un dominante quiere introducir a  un tercero en la relación.

Un sumiso puede exigir que se cumplan ciertos criterios antes de permitir (sí, permitir) que esto ocurra, mientras que un esclavo puede decir: “No es asunto mío; si esto es lo que el Amo quiere, que así sea” y aceptará tranquilamente este nuevo cambio.  Algunos, consideran que este tipo de proceso mental es incorrecto o que, de alguna manera, es provocado por el abuso, pero esto no es necesariamente cierto.
slave-or-submissiveUn esclavo se nutre del hecho absoluto, de que, literalmente, no tienen control sobre la relación o sobre lo que ocurrirá dentro de ella, mientras que un sumiso a menudo conserva cierto nivel de control en la relación.  El proceso mental se centra únicamente en lo que haría más feliz al Amo / Ama y en cómo el esclavo puede agradarle más.  Los sumisos tienden a pensar en sí mismos y en su propio placer, además del de su dominante.

Los esclavos se esfuerzan mucho en ponerse en segundo plano en todas las cosas y en poner a su propietario en primer lugar.  Para ellos, es lo que conlleva ser un esclavo y someterse completamente.  Los esclavos ponen mucho esfuerzo en lograr una paz interior con su posición elegida.  Con esta paz viene la aceptación de sí mismos, y un tranquilo sentimiento de satisfacción.  Perciben el orgullo, la arrogancia y otras emociones parecidas como negativas e inapropiadas para un esclavo.

El comportamiento de un esclavo también es diferente al de un sumiso.  Si escuchas a los esclavos hablar de su comportamiento (o los observas), a menudo hablan de estar aceptando tranquilamente, controlándose a sí mismos en todo momento, manteniendo la forma y otras cosas semejantes.  Parece que se pone más énfasis en el comportamiento del esclavo en todo momento, con menos margen de maniobra.  En muchas relaciones de esclavitud, el esclavo debe usar un título honorífico en todo momento, y no concibe llamar a su Amo / Ama con cualquier otro nombre.

La mayoría de los esclavos consideran que gritos, berrinches, ataques, o cualquier otro comportamiento fuera de control por su parte es reprensible y merecedor de un severo castigo.  Los esclavos ponen mucho énfasis en su comportamiento y en cómo reaccionan ante su dominante.  Mantienen un alto nivel de autocontrol.
Se obligan a sí mismos a tener un comportamiento tan agradable como sea posible.
No encuentran ocasión para un comportamiento provocativo, para cualquier forma de “dominar desde abajo”, ni para manipular al dominante de cualquier otra forma.  Ellos ven la provocación como un “dominar desde abajo”, y el lloriqueo, el engatusamiento o la súplica después de la negación inicial, como un comportamiento manipulador que se centra en las necesidades / deseos del esclavo en lugar de las del dominante, y por lo tanto no son comportamientos apropiados.

Ellos se disuaden de cualquier comportamiento que perciban como diseñado para obligar al dominante a satisfacer una necesidad del esclavo, en lugar de que el esclavo se centre en las necesidades del dominante.  Un esclavo se esforzará por la perfección en la realización de todas las tareas que su Amo / Ama les encomiende, mientras se mantiene atento a cualquier cosa que aunque no se le dijo específicamente que hiciera, piensa que sería del agrado de su dueño.
Un esclavo debe ser muy autosuficiente y capaz, ya que a menudo se pone en él mucha responsabilidad.  Los esclavos a menudo sienten que no deben ser administrados al detalle por su dominante, porque esto no es agradable, a menos que, por supuesto, al dominante le guste hacerlo.
Un esclavo se comportará con el máximo respeto en una situación formal, y con tanto respeto como cualquier situación lo requiera.  (Por ejemplo, los momentos de tranquilidad en casa puede que no requieran un protocolo tan estricto como una parte fiesta formal).  En ningún modo este énfasis en el comportamiento significa que un esclavo no pueda bromear, divertirse, o contar chistes.
Muchos esclavos hacen estas cosas.  Pero lo hacen siempre atentos a la reacción del dominante y cuidando de no ser hirientes o demasiado sarcásticos.  A menos que, por supuesto, al dominante no le guste este tipo de comportamiento, en cuyo caso el esclavo hará todo lo posible por reducirlo.  (Cosa que puede ser muy difícil, y en mi opinión poco saludable, para alguien que tenga un sentido del humor muy juguetón como parte inherente de su personalidad).
Así que por favor, no uséis este artículo para decir que los esclavos no son juguetones, ni tienen sentido del humor ni nada por el estilo porque, simplemente, no es cierto.  Los esclavos tienen la misma variedad de personalidades que todos los demás, y los disfrutan como cualquier otro.
Pero los esclavos tienden a ser mucho más conscientes que algunos sumisos de los límites del dominante a estas actividades.  Tampoco utilizan su juguetón sentido del humor (si lo tienen) para tentar al dominante a jugar con ellos, a menos que al dominante le guste de este tipo de juego de rol.  Básicamente, adaptan sus comportamientos a lo que el dominante prefiere y con los que se siente más cómodo.
Las expectativas que el esclavo tiene del dominante y de la relación a menudo son muy diferentes de las de un sumiso.  Un esclavo no espera que se cumplan sus deseos más allá del soporte a sus necesidades vitales.  Cuando su dominante hace algo por ellos, lo ven como un regalo, no como una obligación.  Los esclavos tienden a ver las cosas que muchos sumisos esperan de una relación, como un lujo no como una obligación.
Esto no significa que un esclavo acepte ser maltratado o tratado como si fuera inútil durante largos períodos de tiempo, solo significa que no esperan todos lo que otros esperan de sus relaciones (como abrazarse cuando lo piden, hablar siempre que quieren hablar, dormir en una cama, etc).  Los esclavos esperan que su relación sea difícil a veces y que su sumisión no sea siempre fácil.
Esperan que se les pida o se les ordene hacer cosas de las que no necesariamente podrán disfrutar porque su enfoque no está en su disfrute o placer, sino en el de su dominante.  Esperan ser tratados como esclavos y no mimados o consentidos.  Esperan ser forzados a superar sus límites y a que esos límites sean superados.  Esperan satisfacer las necesidades de sus dominantes en todo momento y que su dominante no acepte ninguna manipulación ni desobediencia.
Esperan ser usados en todas sus habilidades e incluso entrenados (o enseñados a través de la educación, etc.) para ampliar sus habilidades de modo que satisfagan las necesidades de sus dominantes. No esperan ser consultados en cada decisión, ni que se les pida siempre su opinión, ni cosas similares.
Esto no significa que esperen ser ignorados o tratados como si no importaran, no esperan que esto sea parte normal de la relación, y la mayoría dicen que sus dominantes les piden sus pensamientos, opiniones, sentimientos y otros, y que a menudo los toman en consideración al tomar sus decisiones.

Un esclavo se somete de manera diferente a un sumiso.  Los esclavos no imponen límites a las actividades de sus dominantes.  Un sumiso a menudo tiene límites que su dominante no puede cruzar en absoluto, y otros límites que pueden ser superados previa negociación. Un esclavo no tiene ninguno;  no dirá que el dominante no puede hacer cierto tipo de juego o usar un instrumento específico.

Al principio de la relación (preferiblemente antes de la imposición del collar) puede decirle al dominante que no le gustan ciertas actividades o instrumentos, pero no prohibir al dominante usar / hacer esas cosas.  Esperan que se les pida que hagan cosas que no les gusten especialmente, y lo consideran parte de la sumisión porque para ellos la sumisión no consiste en agradar al esclavo, sino en agradar al dominante.

La mayoría de los esclavos dirán que, debido a esto, es imperativo que el esclavo opte por someterse a un dominante cuyos gustos / o no gustos sean cercanos a los suyos y por lo tanto no se les pedirá u ordenara hacer algo a lo que se opongan totalmente.
Pero incluso entonces, el esclavo esperará que estos límites puedan cambiar con el tiempo y aceptarlo si ocurre.  Un esclavo no cree que pueda dejar la relación.  Algunos creen que una vez que llevan el collar es para toda la vida y no solicitarán la liberación, incluso si sienten que sus vidas están en peligro o están siendo mentalmente / emocionalmente dañados.

Sin embargo, muchas relaciones con esclavos tienen regulada la liberación del esclavo si el esclavo realmente la desea.  Algunos esclavos creen que un esclavo no se puede abusar de ellos, porque el dominante no tiene límites sobre lo que puede hacerles, y si el dominante elige actuar de manera abusiva, entonces esa es su elección.  Sin embargo, esto no parece ser la creencia mayoritaria, aunque también existe.

Muchas de estas diferencias se superponen, y son aplicables también a los sumisos.  Sin embargo, existen en conjunto para la mayoría de esclavos con los que he entrado en contacto.  En mi opinión, un esclavo no es mejor que un sumiso, simplemente es diferente. Algunas de estas características, o incluso todas ellas, pueden existir en un sumiso,.  El principal factor de separación entre los dos parece estar en el tema de los límites dentro de la sumisión.  Un esclavo no establece ninguno, un sumiso lo hace.  La palabra que uno usa para describirse a sí mismo sigue siendo una cuestión de elección personal, y mi intención con este artículo no es decir lo contrario.

Mi intención es ayudar a los demás a entender mejor a los esclavos y a no mirarlos como robots o felpudos sin sentido, porque esos dos términos no encajan con la gran mayoría de ellos.  Si ser o no ser un esclavo es una forma de vida saludable es una cuestión de preferencia personal.  Creo que puede ser una opción muy saludable, aunque otros no están de acuerdo.

Como cualquier relación donde el equilibrio del poder reside en que una persona lo ejerce sobre otra, puede haber abuso.  Pero no veo ninguna razón para decir que esté más extendido entre esclavos que entre sumisos, o en el bdsm en general.