EL ARTE DEL CUNNILINGUS: UNA EXPOSICIÓN RINDE HOMENAJE AL PLACER DE LAS MUJERES

Importantes artistas feministas como Frances Canon, Fahren Feingold y Priyanka Paul unieron su arte y fuerzas para mostrar la belleza del cunnilingus y el rapto casi místico de su arte amatoria, en una expo que exploraba graficamente el placer genital femenino.

 

artshow culturainquieta

PRIYANKA PAUL

 

La exposición tuvo lugar en Hollywood, y abordaba el jugoso mundo del cunnilingus, desde las representaciones estéticas en el arte contemporáneo hasta la aparente brecha que existe entre los favores orales entre los diferentes sexos. El art show estuvo curado por la escritora y comediante Alison Stevenson, evangelista del cunnilingus, quien en una columna en la revista Vice anunció simplemente “que no daría cabeza (felación)” si no se la comían antes. Aparentemente la expo está inspirada por las letras del rapero Lil Wayne quien canta “Tengo un diente dulce. Así que, ¿puedo comerte?”

 

artshow culturainquieta1

Frances Canon

 

artshow culturainquieta2

Kate Kling

 

artshow culturainquieta4

Fahren Feingold

 

artshow culturainquieta5

Marizta Lugo

 

 

artshow culturainquieta6

Nichole Ferm II

 

artshow culturainquieta7

Carmen Monoxide

 

artshow culturainquieta8

Kate Kling

 

artshow culturainquieta9

Nicole Ferm II

 

artshow culturainquieta10

Carmen Monoxide

 

artshow culturainquieta11

PRIYANKA PAUL

 

 

artshow culturainquieta13

Fahren feingold

Fuente: Cultura Inquieta

Qué asco dais!

Definitivamente si, sois todos o la mayoría, una mierda de tíos. Pensaba que al llegar a edades maduras, véase mayores de 30, empezabais a tratar los temas con madurez. Pero que va, veo que seguís mintiendo, engañando a vuestra parejas como si tuvierais 20 años. Lo que me lleva a pensar que no, que no merecéis la pena nada.

Me hacéis gracia cuando os deshacéis en halagos hacia mí, para conseguir un polvo, de verdad pensáis que soy tan gilipollas como para creeros? A mi no hace falta que me engañéis, yo hace tiempo que vivo al margen de la monogamia, y me pone más que me digas que me quieres follar salvajemente, a que me digas gilipolleces de amor romántico, que lo único que generan en mi es rechazo. Jamás creería a un tipo que engaña a su pareja, me parece bastante repugnante,  y no pq sea la Virgen María y crea en la fidelidad por encima de todo.

Mientras tanto me podéis comer el coño con pan bimbo.

FTTH que no CFNM

P es una amigo de hace más de 20 años, nunca le he dicho lo que me gusta, pero jugamos digamos un vainilla no convencional…ayer, fui a su casa a hacerle unos arreglos técnicos y mientras iba hacía allá le puse un whatsapp y le dije,
– Espérame desnudo y palote.
– I estás loca, hoy hace un frío de pelotas.
– Será un ratillo.

Toqué el timbre y subí. Ahí estaba mi P, que además tiene un sentido del humor fantástico, esperándome bien empalmado y con una pajarita y un lacito en su pene. La verdad, que estos detalles son los que me gustan, me encanta que me hagan reír, me encanta el sentido del humor. Hombres tristes, no gracias!.

Bueno como os he dicho, explicitamente jamás le he dicho lo que me gusta, supongo que más por vergüenza que por ganas. Pero solemos jugar así.

Ayer mientras yo le ponía unos cables, él era obligado a masturbarse en pelotas.
– Joder I, esto es muy humillante. Te gustan unas cosas más chungas, cualquier día me haces comer del cuenco del perrete…me empecé a reír a carcajada.

Terminé y como estoy mala con catarro, le pedí que me hiciera una infusión. Trajo la infusión con una galletita de esas de canela que sabe que me encantan y nos sentamos en el sofá. Yo me recosté un poco y él empezó a acariciar mis pies, primero con los calcetines puestos, empezó a chupar, me encanta sentir ese calor de la boca a través de los calcetines, me pasa igual con las braguitas y finalmente sin calcetines, no hay nada que me guste más cuando estoy enferma, a un tío ahí acariciando mis pies.

P ya tenía una erección de campeonato, pero esta vez más pq no me encontraba bien que por ser un poco maligna, paramos nuestros juegos ahí. Me fui a casa.

Y esta mañana me ha despertado con una foto que me hizo sin que me diera cuenta mientras cableaba su casa. Que decía “Bonjour bonita. Cada día me vuelves más loco y han pasado 25 años”.

Un sueño…

Algunas veces me regaláis alguno de vuestros sueños, fantasías…Aquí,  reproduzco un texto de uno de mis seguidores, el cual se empeña en que enseñe mi cara, qué no! De verdad, tan importante es para esto del FemDom mi cara? Soy una tía bastante fea.  A ver si os relajáis un poco ya con el tema de mi jeta.

 

Por fin habías venido a Barcelona y nos habíamos conocido. Estábamos acabando de comer (o tal vez de cenar, no estoy seguro) en un restaurante, Tú, mi Ama y Esposa y yo, y hablando del tema que nos gusta, cuando, como quien no quiere la cosa, Tú le preguntaste a Ella si me permitiría servirte personalmente durante un rato. Y Ella aceptó y me pidió que me pusiera a Tu servicio.

 Nos fuimos a la habitación de tu hotel (no estoy seguro de si mi Ama vino o no, en todo caso, si lo hizo, se mantuvo como mera espectadora). Al llegar a la habitación, te sentaste en el borde la cama y me pediste que me desnudará. Lo hice. Seguidamente me pediste que adorara tus pies. Me arrodillé ante ti, te quité lentamente los preciosos zapatos de tacón que llevabas y empecé a adorar tus preciosos pies besándolos muy lentamente. Recordaba haber leído en tu blog o en el de “Adoro a I” que te encanta que te chupen los deditos de los pies uno a uno, poco a poco, y a ello me dedique durante un buen rato; primero un pie, luego el otro. Poco a poco fui subiendo por tu empeine y seguí besando tus piernas, muy despacio, avanzando milímetro a milímetro hacia tus rodillas, rodeando con mis besos todo el perímetro de tus pantorrillas. Al llegar a las rodillas recorrí con mi lengua todos los recovecos de tus corvas deleitándome en ellas otro rato. Avancé de nuevo por tus suaves  muslos, cubriéndolos de besos, lento, muy lento, empezando a notar el húmedo calor que salía por debajo de tu falda. Los besé por fuera y por dentro, empezando a sentir el olor de tus efluvios femeninos. Seguí avanzando hasta que mi lengua encontró la seda de tu tanga. “Quítamela”, me dijiste, apoyándote con tus manos en la cama para facilitarme la tarea. Acaricié tus piernas con mis manos mientras subía poco a poco hasta la cinturilla de tu tanga. Lo deslicé hacía abajo hasta tus pies, y lo dejé sobre la cama. Volví a acercar mi cara a tu entrepierna, caminando con mis labios por tus muslos, tanteando con mi lengua, hasta encontrar tus labios. Los rodeé, los besé una y mil veces. Poco a poco los abrí con la punta de mi lengua, como si abriera una flor maravillosa. Poco a poco avancé por su interior, notando ya el gusto de tu jugos, en busca del botón que enciende tu pasión. Lo encontré y lo tome entre mis labios, muy, muy suave, succionándolo a la vez que lo acariciaba con mi lengua; lo sentí crecer en mi boca, y empecé a jugar con mi lengua sobre él, girando a su alrededor. Para entonces, tu ya te habías dejado caer sobre la cama. Tu respiración se aceleraba. Descendí de nuevo por la raja entre tus labios para recoger tus jugos que empezaban a fluir en abundancia. Volví a subir a tu botón y seguí jugando con él mientras tu respiración entrecortada y jadeante me indicaba tu placer. Me cogiste la cabeza con tus manos y me guiaste allá donde quisiste, aumentando y aflojando la presión, marcándome el ritmo que querías. Varías veces sentí tu cuerpo estremecerse en el placer, después te relajabas y me dabas unos segundos de respiro, antes de volver a incrustar mi cara en tu entrepierna. Finalmente dijiste “Basta ya; de momento ya he tenido suficiente”. 

Me quedé arrodillado ante ti mientras recuperabas el aliento. Te incorporaste de nuevo y contemplaste durante unos segundos mi erección.

– “Me ha encantado”, dijiste, “y te voy a conceder un premio muy especial”.

– “Gracias, Señora”, respondí.

– “Voy a masturbarte un rato, pero, ni se te ocurra correrte; si lo haces estropearás el final del regalo. Ponte en pie”. 

Me levanté y permanecí ante ti con las manos atrás y las piernas separadas, ofreciéndote mi masculinidad. Y empezaste. Te encargaste a conciencia de mi pene y de mis huevos; hiciste que se hincharan hasta dolerme, apretando la base de mi pene para impedir cualquier escape. Cuando aflojabas tu agarre pensaba que no podría resistir, que se me iría. Pero no, resistí  (debo reconocer que en eso mi Ama me ha enseñado bien, aguanto mucho, al menos con Ella, y casi nunca me corro sin su permiso explícito).

 -“Te has portado bien”, dijiste al cabo de un buen rato.

-“Voy a darte tu premio final por esta vez.”

-“Quiero que te arrodilles de nuevo ante mí, que te masturbes y que te corras sobre mis pies. Después vas a volver a adorarlos hasta dejarlos perfectamente limpios”. 

Después de aquella preparación, tardé muy poco en derramar toda mi carga por tus pies, y, a pesar de lo poco que me gusta, me dediqué con avidez a lamer mi propio semen, limpiando con mi lengua hasta el último recoveco entre tus dulces deditos.

Bajo el sol de la Toscana

Estaba viendo yo esa película, cuando sonó el telefonillo, era N. Me encantó verle ahí en mi puerta con unos pastelitos para el café. La verdad, es que el muchacho es detallista hasta la saciedad, lo de los dulces me tocó. Como os decía, estaba viendo esa película y estaba a puntito de terminar, así que ahí nos acurrucamos los dos en el sofá para terminar de ver la peli.

Me gusta estar así con él, me encanta como me acaricia, me besa y me dice ” qué bien hueles”.

Había terminado la película y fuimos a hacer el café, en la cocina mientras preparaba el café ponía mi culo en pompa y me restregaba en su polla, el pobre estaba ya bien palote, después de aguantar un polvo y unas instrucciones que le di por tlf. Ja, no os he contado nunca la afición que tengo por la telepajaguiada, y esto qué es?, pues me gusta guiar  por tlf como se ha de masturbar, escupe en tu palma, pásate la palma por el capullo, ahora aprietate la polla mucho, ahora meneatela despacito, ahora rapidito, ahora aprieta, ahora deprisa, despacio, saliva, me corro, me corro….se acabó lo que se daba. Ahora bien aunque el me jura y me perjura que no se corrió, no estoy yo muy segura.

El caso es que ahí estaba yo preparando el café con su rabo rozando mi culo, y uffff…Este chico tiene la sana costumbre de ponerme cachonda desde que entra por la puerta.

Empezamos a juguetear en mi sofá y yo ya tenía un caletón de puta madre, nos fuimos a la habitación, le pedí que me acariciara la espalda, me lamió enterita, chupó mis pies y me lamió las corvas, nunca me lo habían hecho y flipé tanto como con las axilas, ahí estaba yo totalmente en sus manos, cada vez que pasaba las manos por mis nalgas me ponía más mojada y otra vez, y por mi cabeza sólo pasaba “bájame las mallas, por favor”, pero nada. Creo que más por respecto que por ganas no me las bajó, así que finalmente le pedí que me quitara las mallas. Pasó las manos por mi culo, y cada vez introducía más su mano por mi entrepierna, bffff, estaba muy, muy cachonda. Os he dicho que este tío me pone burrísima?. Luego ya os podéis imaginar, no?. Empezó a lamerme desde el coño hasta el culito….joder qué rico!, sabia que lo haría de puta madre y si, le doy un 8….

6

Me subí encima de él y empecé a besarle, me encanta estar encima de él, mirarle a los ojos, ver la cara tan linda que tiene cuando estoy ahí, pero habla mucho, demasiado. Así que le pongo mi tanga mojadito a modo de mordaza.

Le até las manos con las esposas, aquí vi que lo tenía a mis pies…Pellizqué sus pezones, escupí y me encanta sentir como le estimulo. Jugué un ratillo con su culito, siiiiiiiiii, y creo que estaba algo tenso y no disfrutó todo lo que me habría gustado, pero en general creo que le gustó. Hoy no me lamió las axilas, pero el otro día si, lo eché en falta…ya estaba muy, muy, muy cachondo y le puse mi coño en la cara, después mi culo…y le pedí que me follara, siii que se pusiera encima de mí, con una condición, que no se corriera, así que se puso al lío y si, me folló muy rico. Pues aquí paramos un rato y fuimos a cenar que hay que reponer fuerzas y otra vez al lío.

Volvimos a la cama, volvió a lamer mi coñito, me subí a horcajadas encima de él y me lo folle rico y sí, le dejé que se corriera.

Me hubiera encantado que se quedara a dormir conmigo para despertarle estrujando mi coño en su cara.

 

 

 

 

 

2016

Hola!

Cuánto tiempo! Ya comenté en posts anteriores que andaba un poco desanimada con esto del FemDom y que necesitaba tomarme un descansito y eso he hecho.

Mientras tanto he disfrutado del vainillismo y he afianzado aun más si cabe, que no lo soporto.

Besos, abrazos y misionero! pfff, reconozco que a veces hacer el misionero por el mero placer de tirarte ahí y que te den placer, me ha gustado, pero que aburrido es disimular que te gusta que “te follen”.

El 2016 no sé cómo se presenta, tampoco quiero saberlo, veremos lo que me va deparando, pero espero que mucho sexo divertido, el último año ha sido bastante coñazo, porque no termino de encontrar alguien que entienda lo que es esto para mí. He dado tumbos con tíos que no saben ni lo que quieren, no saben si son sumisos o no, no quieren nada conmigo pero no paran de darme el coñazo, quién coño os entiende!!!.

En fin, que como me dijo mi amiga R en París en Año Nuevo, “este es el año del amor y del sexo salvaje”, pues allá vamos!

Y vosotras/os cómo estáis?

namio-harukawa-09